Comparación de la ley 19.256 de cannabis con texto de activista

54 0

Yo he leído la Ley 19.256 de Marvin Atencio y también el texto sustitutivo de Gerald Murray a la ley 19.256 y tienen similitudes y también diferencias.

Los objetivos y los fines son exactamente los mismos, el texto sustitutivo sugiere crear el ICIC o Instituto Costarricense de Investigación de Cannabis mientras que la ley de Atencio sugiere creación de IIRCCA o Instituto de Investigación, Regulación y Control del Cannabis y el Cáñamo.

Ambos serian adscritos al Ministerio de Salud, con desconcentración máxima y personalidad jurídica instrumental para administrar los fondos, suscribir contratos nacionales o internacionales, convenios de cooperación o transferencia de recursos, etc. Son muy parecidos sino iguales y para efectos del resto de este documento solo los llamaré “El Instituto”.

Miles de niños y adultos se tratan con cannabis medicinal en la actualidad.

Miles de niños y adultos se tratan con cannabis medicinal en la actualidad.

Ambas comprarían el gramo de cannabis a $6, lo cual si es de muy buena calidad andaría en unos $6 por debajo del precio por gramo en el mercado negro y ambas le darían cualquier medicamento que produzcan a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) de gratis.

La ley de Atencio permitiría 42 concesiones para producción del cannabis y dice específicamente que son 42 para evitar el monopolio pero las licencias irían vendidas en periodos de 4 años, las 8 más grandes en $150 mil,  las siguientes 13 en $75 mil y las ultimas 27 en $35 mil, también se venderán licencias para dispensarios y para la siembra del cáñamo a menores precios.

Aquí es donde Gerald Murray se apoya para decir que la ley está orientada a beneficiar a las grandes farmacéuticas. No hay que ser una gran farmacéutica, ni siquiera es necesario tener plata. Así sin estudiar finanzas yo se que las tazas de interés de los depósitos a largo plazo o los fondos de inversión en dólares son muy bajas, menos del 1% anual creo.

Usted ofrece una taza de interés del 10% anual y va a tener quitarse los inversionistas de encima, como la licencia es de 4 años ya podrá pagarla usted mismo después de los 2 años. La ley si tiene techos de producción máxima en sus licencias entonces ya saben en cuánto les va a salir la broma.

Mi principal preocupación es que no me parece ver por ningún lado que es necesario ser costarricense para comprar un licencia y me parece una buena forma de mantenerlo nacional.

En el texto sustitutivo de Murray se le permitirían 100 matas a cada miembro de la cámara de horticultores mas 250 plantas a los pequeños y medianos agricultores.

Adicionalmente, se venderían 100 licencias por $100 mil y a cada licencia se le permitiría tener hasta 150 matas cada 4 años, 100 licencias por $100 mil cada 4 años para dispensarios (en la ley de Atencio son 55 licencias para dispensarios y valen $10 mil cada 4 años), 100 licencias para clubes sociales por $100 mil cada 4 años, 5 licencias para laboratorios por $100 mil cada 4 años (las 8 licencias más caras de Atencio incluyen un laboratorio para cada licencia).

Por ningún lado en el texto sustitutivo dice nada acerca de ser tico para poder sembrar o comprar una licencia, estar en la cámara de horticultores o estar registrado como mediano o pequeño agricultor, o sea una multinacional puede venirse con todo su capital y montarse en el negocio.

Al estar tan abierto más bien se vuelve más fácil que alguien llegue de afuera y tome el control.

¿Cuál ley potencialmente le podría salir más cara a la gente?

Si yo y un amigo queremos sembrar cannabis con fines de lucro, en lugar de pagar $100 mil por 4 años mejor nos metemos a la cámara de horticultores y cada uno tenemos 100 matas. Si queremos 100 matas mas meto a otro.

Entonces, ¿si a mí no me interesa la agricultura y lo que quiero es montarme un dispensario me va costar $100 mil en lugar de $10 mil? Ni que fuera una gran farmacéutica. 100×100 mil = 10 millones x 3 = 30 millones.

Con el instituto obligado a comprarme el 50% de toda la producción de toda la gente que este sembrando y sin un techo o máximo de producción, ¿de dónde va a salir la plata para comprar toda esa cannabis? Me parece la receta perfecta para quebrar el país.

Si yo tengo 100 matas y “El Instituto” me compra la mitad, que hago con la otra mitad? Se lo puedo vender a un dispensario a $6 el gramo o si se lo vendo al mercado negro me puedo ganar hasta $10 el gramo. Ya el problema deja de ser que si llega la policía a la casa y se vuelve más en que si llega un narco.

Siendo un narco me parece más fácil amenazar a cierta cantidad de agricultores y decirles que le van a vender a tanto el restante que importar la cannabis de otro país. Si a alguien no le gusta, manda a matar a la mama de alguien.

A la ley de Atencio yo le agregaría algo para beneficiar al pueblo costarricense; a continuación los detalles.

Plan de asistencia al pequeño agricultor

Mauricio Liscano representa una organización en pro del uso del cannabis como medida paliativa.

Mauricio Liscano representa una organización en pro del uso del cannabis como medida paliativa.

 

-Único requisito: ser de nacionalidad costarricense o tener cédula de residencia.

-Con la economía de la forma que se encuentra y la actual situación laboral se puede crear un ingreso para familias registradas al simplemente tener un patio para que sea dedicado a la agricultura.

Al trabajar en un convenio entre el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Instituto de Investigación, Regulación y Control del Cannabis y el Cáñamo (IRRCCA) se podría armar un lista de personas registradas como pequeños agricultores.

-El IRRCA le brindaría apoyo técnico y las semillas necesarias para sembrar únicamente variedades de cannabis altas en Cannabidiol (CBD) y bajas en THC. Estas variedades tendrían 0 potencial de abuso y por lo tanto un valor nulo en el mercado negro.

-Con una licencia especial de sembrado para pequeños agricultores limitada a 2 kg anuales (por ejemplo) se lograría que cada vivienda registrada tenga ingresos de alrededor de 12 mil dólares anuales con un cobro anual por licencia de 500 dólares.

Las variedades altas en THC, necesarias para control de náuseas y otros males serían sembradas solo por aquellos con las licencias de sembrado de alto volumen así protegiendo al costarricense común y su familia.

Previendo que la mayoría de los costarricenses querrían unirse a esta iniciativa habría que establecer topes en número de licencias y máximos de producción.

 

 

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply