Economista: “La economía costarricense tendría una inyección de dinero bastante grande si se regulara el cannabis”

24 0

Costa Rica tiene el mercado ilegal de cannabis más lucrativo de Latinoamérica. Esta es una realidad innegable, si se compara el precio por lo que se paga en gramo en otros lugares del continente –incluidos algunas partes de Estados Unidos-.

Como punto referencial, existen dos tipos de demandas en ese mercado. La primera obedece a la clase popular consumidora que mensualmente gasta entre $50 y $100, la segunda, corresponde a clases altas cuyo presupuesto mensual es de 200$ a 800$.

De la hierba más barata hasta la más cara. Un gramo de jamaiquina o mexicana ronda en este momento los 2 mil y tres mil quinientos colones. Mientras que la flor más cara rondaría 8-10 mil colones. Si hablamos de concentrados, el panorama parece prometedor para los vendedores. Una variedad de productos importados para vaporizadores hasta la venta extractos en sumas millonarias de hasta 300 mil para uso terapéutico.

Jorge Benavides, especialista en delitos económicos.

Este mercado no regulado ha monopolizado los precios perjudicando al consumidor o al paciente. Para el economista y director de Benavides Herrera & Asociados, Jorge Benavides, regular el cannabis aportaría ganancias al Estado que además de generar empleo, se impondría un impuesto que podría ser utilizado para el manejo de las adicciones o el trasiego irregular. Dinero que hoy día no cuentan ni el Ministerio de Seguridad ni el Organismo de Investigación Judicial.

“Si el Estado regulara la actividad, el consumidor ya no tiene que comprar en el mercado negro a un costo elevado, sino que teniendo a un costo bajo y debidamente regulado puede acercarse al ente distribuidor que el gobierno ocupe y esa plata entraría integra a las finanzas del Estado. Estamos hablando de millones de dólares…” opinó.

El análisis que Benavides compartió con MCN se enfoca en tres aspectos económicos que según su opinión traería repercusiones sociales en el contexto de seguridad.

“Eliminamos los distribuidores callejeros, por ende, los traficantes de cannabis. Eliminaríamos las muertes, los allanamientos y detenciones que generan un gasto para el gobierno.” además, agregó que “el gobierno en lugar de gastar plata en combatir el narcotráfico, más bien recibiría de ellos.”

El especialista afirmó que bajo esa premisa económica el tema es viable en un momento donde el país tiene los homicidios disparándose realizados al control territorial de las bandas de los mercados. Asimismo, es una solución viable para enfrentar la crisis fiscal que atraviesa el país y acapara la opinión pública.

Los planes que propuso el presidente Luis Guillermo Solís para hacerle frente al problema se han quedado sin viabilidad política pues se planea entre otras cosas, exonerar a las iglesias y sindicatos, además de subir el IVA a un 15% y hasta cobrar impuesto a la televisión digital.

La regulación del cannabis ya fue propuesta por la vía legislativa de la mano del diputado oficialista Marvin Atencio con el proyecto 19256, varado en la Asamblea Legislativa a causa de conflictos de intereses.  Sin embargo, el mercado irregulado está fuera del control de las autoridades correspondientes.

En Colorado, Estados Unidos el departamento estatal encargado recibió desde el 2014, $506 millones de dólares que están siendo utilizados para tratar la adicción, pagar bonos universitarios, crear escuelas y carreteras, según informes del Departamento de Ingresos.

A la lista también se ha unido, el año pasado, el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García, firmó el Reglamento 8766 para regular, cultivar, investigar, manufacturar y dispensar cannabis con el objetivo de que en 5 años se recauden $50 millones al mes. La iniciativa fue presentada en como una solución para enfrentar la crisis de liquidez.

Los mismo sucedió con Jamaica el año anterior. La isla con más bajos índices de crecimiento económico cada año, decidió empezar a otorgar licencias para producción e investigación para atraer la inversión nacional y extranjera.

Más recientemente, el gobierno de Uruguay empezó la venta regulada en farmacias y a las dos semanas de su puesta en marcha el número de inscritos se duplicó y el stock vendiéndose como pan caliente.

“Por supuesto que la economía costarricense tendría una inyección de dinero bastante grande si se regulara el cannabis. ”, declaró el economista.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply