, / 0

Ernesto Cortés: La reducción de daños representa un cambio de paradigma para desestigmatizar a los usuarios de drogas en Costa Rica

SHARE

Recientemente, el Instituto Sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), presentó un documento acuerpado con 6 instituciones en donde presenta un modelo de reducción de daños.

El modelo representa la puesta en marcha de acciones de talla internacional con el objetivo de establecer un plan nacional para un trato humanitario y efectivo para las personas que usan drogas en el país.

El programa está a cargo de la Red Nacional de Reducción de Daños integrado por el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), Municipalidad de San José, Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), Ministerio de Salud, Instituto Sobre Drogas (ICD), IAFA y la Asociación Costarricense para el Estudio e Intervención en Drogas (ACEID).

Para ahondar más en el tema, MCN conversó con el director de ACEID, Ernesto Cortés, en una entrevista que tocó los retos para que este modelo cumpla su objetivo y lo que significa la presencia de un modelo de este tipo para Costa Rica.

 

Historia relacionada: Costa Rica apunta a la reducción de daños para tratar el uso problemático de sustancias

 

A continuación, un extracto de la conversación:

¿Cuáles son los objetivos del modelo de reducción de daños?

Primero es importante aclarar que la Red que presentó el Modelo se encuentra conformada por diversas instituciones estatales, y es liderada por el IAFA y el ICD. Nosotros como sociedad civil, nos unimos a la Red y al esfuerzo por dar una mirada distinta al abordaje que se realiza con las personas que usan drogas.

En este sentido, uno de los objetivos principales de un modelo de reducción de daños es brindar una opción a muchas personas que no pueden o no desean dejar de consumir. La lógica es empezar a pensar como país, como sociedad, organizaciones de sociedad civil, academia […] en cómo trabajar mejor con las personas que usan drogas.

¿Cuál ha sido la experiencia internacional?

En países como Brasil, Colombia, Canadá, Suiza, Estados Unidos y otros, el tema se maneja desde distintos ejes. Se analiza desde el ángulo de salud mental comunitaria […] Hay muchos médicos y doctores que acompañan las iniciativas de la sociedad civil y de los usuarios organizados.

En el caso costarricense, se quiere acercar a las personas a estos sistemas de salud y mejor aún acercar los servicios a las personas, pero no solo sanitarios sino también los servicios sociales y laborales. Pero hacerlo de formas más comprensivas y humanas.

“A las personas que usan drogas se les estigmatiza, se les excluye. La reducción de daños desestigmatiza y empieza a dar oportunidades a las personas, cada una desde sus propias vivencias y necesidades, desde un enfoque que se adapte a sus realidades y necesidades”.

Es entonces un cambio de paradigma…

El documento habla de la reducción de daños como un enfoque, no como intervenciones. El enfoque trata de basarse en la persona, lo que ha sucedido tradicionalmente es la intervención de la enfermedad (llamada popularmente como adicción).

Entonces, hemos pasado de un modelo basado en las sustancias, de la mano con el modelo represivo y criminal o el llamado modelo jurídico-penal, a un modelo médico-sanitario que se centra en lo que se le ha llamado “adicción” y es lo que se ha venido realizando en los últimos años.

“La reducción de daño busca trabajar en función de la persona y en función de los contextos. Porque la persona no está aislada de la sociedad y su comunidad, que es donde comúnmente falla el modelo médico-sanitario. El modelo de reducción de daños adecua los servicios a las necesidades de las personas y su contexto de consumo.”

¿Existe una oposición entre el enfoque de Reducción de daños y la abstinencia?

Cabe aclarar que la reducción de daños no excluye la abstinencia, no es una competencia entre intervenciones. Lo que es importante es que la abstinencia como primera y única meta del tratamiento no siempre es efectiva o posible para todas las personas y hay muchas personas que no están recibiendo ningún servicio de atención por no lograr mantenerse sin consumir; esto es algo que las instituciones han entendido bien, pero aún falta mejor comprensión por parte de la sociedad en general.

Lo que trae este modelo de reducción de daños es el mensaje de articulación entre distintos dispositivos de atención, junto con la atención ambulatoria del IAFA, los centros residenciales de tratamiento y muchas otras cosas más para el beneficio de estas personas que usan drogas. Lo que se busca es ampliar el abanico de intervenciones, articulando las respuestas de estado y la sociedad civil; siempre y cuando se garantice el respeto de la dignidad y de los derechos humanos.

¿Cómo se financiarán los programas establecidos en el Modelo de Reducción de Daños propuesto?

Supongo que eso dependerá de cada iniciativa, sin embargo, cabe mencionar que las instituciones estatales han demostrado un fuerte compromiso en este sentido, así como en el apoyo para la implementación inicial de algunas acciones que surgen del modelo.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

PASSWORD RESET

REGISTER


LOG IN