Farsa Pública

11 0

Las autoridades han puesto en prisión preventiva al ex director de la Fuerza Pública, José Fabio Pizarro a quien detuvieron mientras custodiaba un camión con 237 kilos de cocaína.

Los investigadores no indican de dónde provenía el cargamento, pero se deduce que estaría ligado con Colombia debido a las conexiones que presuntamente maneja el sujeto y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Son estos cuestionamientos por los que dimitió y posteriormente, abandonó el servicio en el 2007. Desde entonces se dedicaría a custodiar cargamentos llenos de cocaína que trafican por nuestras calles hacia todo Centroamérica.

También fomentó el inicio del paramilitarismo “custodia narcos” al estilo colombiano. Esto lo asegura la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS), la semana anterior por la existencia de un grupo comandado por Pizarro, “Patrulla 1856”, el cual había sido creado según él, para “proteger la soberanía de Costa Rica ante un conflicto por Isla Calero”.

Fernando Berrocal, quien fuera en esas épocas Ministro de Seguridad, afirmó días después (Nación 23 de junio) sentirse sorprendido de las actividades por las que se acusa a Pizarro. El ex ministro lo calificó en la entrevista de ese medio, como un hombre de confianza y afirma estar dolido.  ¿Será que es cierto que desconoce el asunto?

Para los que son más escépticos ante las declaraciones de los políticos sobre estos temas, parece que el show mediático que se montó la semana anterior es producto de algo claro. Y esa claridad podría estar  reflejada en las intenciones de un sujeto que fue dejado en libertad en febrero, altamente ligado actividades de narcotráfico a quien tal vez no le haya gustado la manera en que le jugó Pizarro.

Un clavo saca otro clavo.

La actualidad señala una complicidad entre las fuerzas policiales y el narcotráfico, innegable. Algunos dirán los ‘mandos medios’, pero en esta ocasión señala altos rangos en el escalón de la policía. Todos los mandos se conocen en Costa Rica.

El reciente caso que se presentó en Escazú y la muerte de Elías Akl, es un ejemplo. Tanto el alcalde de Escazú, Arnoldo Barahona, como la Policía Municipal reconocieron tener sobre los negocios de los hermanos Akl.

Las autoridades siguen trabajando un paso al frente y dos para atrás.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply