Imágenes de cuando la cocaína era “la champaña de las drogas” en EU

32 0

Poco se habla sobre los estragos que ha tenido en Latinoamérica la famosa política de “guerra contra las drogas” encabezada por Richard Nixon y seguida por Ronald Reagan a partir de 1971. En su discurso enfatizó que el enemigo público número 1 de Estados Unidos era el consumo de sustancias.

Esta política consistió básicamente en imponer penas a todo lo relacionado con de cannabis, LSD y heroína. Su política exterior era la que se mantiene hasta el momento. Pero se brinda un apoyo militar y económico a instituciones especializadas en estos rastreos.  Pero, ¿qué pasaba con la cocaína?

Paradójicamente, mientras que se ponían multas y sanciones al consumo de cannabis, en 1975 bajo la presidencia de Gerald Ford, la Casa Blanca lanzó un documento que, sin molestar el espíritu de la Convención de Estupefacientes de 1961, insistía explícitamente en que “la cocaína no es una sustancia adictiva, y no causa problemas serios de adicción, como el crimen, emergencias en hospitales o muertes.”

“Una sustancia para ciudadanos blancos y ricos… Lo que sea que eso signifique”

Aprovechando el éxito de la campaña y las bajas estadísticas de adicción que tenían hasta el momento, las compañías empiezan a crear una imagen sexual y burguesa sobre la cocaína. Estamos hablando de la década de los 70s.

Thomas Feiling, autor de Cocaine Nation, describe que para ese entonces la cocaína no tenía connotaciones culturales como el LSD y el cannabis. “Era la droga de ricos, la champaña de las drogas. Las personas pobres no podían pagarla y hasta 1975, no existían adictos”.

La guerra de Nixon no solo se centró en sustancias menos perjudiciales, sino que promulgó el consumo y propició los mercados que luego serían tomados por los conocidos narcotraficantes colombianos.

Así se promovía el uso de la cocaína antes de que Estados Unidos le declarara la guerra:

6a01761762a570970c01a73dd4773d970dads-from-1970s-for-cocaine-paraphernalia-make-me-want-to-travel-back-in-time-and-snort-a-lot-of-blow_1

La llamada “guerra contra las drogas” sigue teniendo un objetivo político injusto. Si analizamos la publicidad se denota el interés de la clase dominante por mantener su influencia. Para ese momento, según lo reveló el asesor de Nixon en 1968, los republicanos buscaban apagar todo movimiento insurgente de izquierda que se opusiera a la Guerra de Vietnam donde por cierto, muchos soldados usaron cannabis.

“Sabíamos que no podíamos prohibir la oposición a la guerra, tampoco podíamos prohibir ser negro, pero si lográbamos que el público asociara a los hippies con la marihuana y a los negros con la heroína, y luego criminalizábamos ambas sustancias fuertemente, podíamos golpear a ambos grupos. Podíamos arrestar a sus líderes, allanar sus casas, intervenir sus reuniones y estigmatizarlos noche tras noche en los noticieros vespertinos. ¿Sabíamos que estábamos mintiendo acerca de las drogas? Claro que sí.” (Dan Baum, Legalize It All)

enhanced-2397-1442573186-9

 

enhanced-27125-1442568406-1

cocaine_for_kids

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply