Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Consumo crónico de cannabis podría ser tan malo para las encías como no cepillarse, según investigadores

Compartir:

Un estudio prolongado con 1000 neozelandeses con edades de 26 a 38 años encontró que aquellas personas que fumaron cannabis durante más de 20 años son más propensos a tener problemas de encías, sin embargo, no se encontró un deterioro de la salud en comparación a aquellos que no son fumadores.

Los investigaciones lideradas por Madeline Meire de la Universidad de Arizona le siguieron el rastro a los efectos que tiene el fumado en la salud física incluidos el funcionamiento de los pulmones, inflamación sistémica, presión sanguinea, azúzar en la sangre, peso, los niveles de colesterol y la salud dental.

Así bien, el estudio publicado en JAMA, una red de estudios psiquiátricos, buscaba hacer una comparación longitudinal no solo en el uso crónico de cannabis sino también de tabaco.

A largo plazo el fumado pronlongado podría causar deterioro en las encías.
A largo plazo el fumado pronlongado podría causar deterioro en las encías.

Luego de su publicación el 1 de junio, la sorpresa recayó en que aquellas personas con tabaquismo reportaron problemas de encías, debilitamiento de los pulmones y el sistema metabólico, así como, inflamación sistemática.

En cuanto a los fumadores de cannabis, no se detectó ninguna anomalía en los puntos de análisis. No obstante, además de tener más mas incidencia en los problemas de encías, Meier y sus colegas encontraron que los consumidores crónicos son más propensos a no cepillarse los dientes o a descuidar su higiene.

«En general, nuestros descubrimientos demuestran que el uso de cannabis luego de 20 años no se relaciona con problemas de salud en la mediana edad.», encontró el estudio publicado en el diario de psiquiatría JAMA.

Los descubrimientos son notables en la medida en que arrojan datos negativos contra el tabaquismo crónico en los mismos periodos de análisis. Asimismo, a pesar de la preocupación de la opinión pública sobre el impacto de legalización igualará los problemas del salud pública como el tabaco, los daños a la salud del cannabis en apariencia son mucho menores.

«En comparación, el uso del tabaco estuvo asociado con peor salud periodental, pulmonar, colesterol, triglicerios y niveles de glucosa en la edad temprana, asimismo un deterioro en la salud en las edades de 26 a 38 años», según el estudio.

¿Qué caracteriza el uso crónico de estas sustancias?

Un fumador crónico de cannabis puede ser identificable en la medida de que enciende dos o más porros al día, pero aquel que fuma cigarrillos será un fumador crónico si fumara una o dos cajetillas al día. En cualquiera de los casos, los fumadores de cigarrillo inhalan más humo que aquellos que fuman ganja. Y esto revela un daño más importante.

«La falta de asociación a una mala salud y el consumo de cannabis puede ser sorprendente, en parte, por aquellos estudios que con otros datos han tratado de demostrarlo.» afirmó Meier. «No queremos que las personas piensen: ‘El cannabis no me hace daño’, pues otros estudios han demostrado que según el caso el riesgo de enfermedades mentales puede incrementar».

MARIHUANA

Lo que se demuestra sin duda es que el cannabis puede ser riesgoso en ciertos aspectos, pero ciertamente no en todos. La diferenciación entre un uso crónico y uno casual es facilmente manejable por los fumadores. Casi que la mayoría de consumidores no son crónicos.

El estudio realiza énfasis en el humo y la inhalación de distintos elementos del tabaco y la cannabis sativa.  Excluye entonces las extracciones, vaporizadores y comestibles. Dato rescatable a la hora de alentar la discusión.

Agregado a lo anterior, vale la pena recalcar que para efectos de este estudio solo se realizaron pruebas a la salud física del uso prolongado de las dos sustancias y no la salud mental. Otros estudios han demostrado que el cannabis en un uso moderado no se asocia a la disminución del IQ (coeficiente intelectual), ni la paranoia y menos a la locura.


Este estudio fue apoyado por el Consejo de Investigación de la Salud en Nueva Zelanda, Instituto Nacional de Envejecimiento, Consejo de investigación del Reino Unido y el Consejo económico de investigación social.

Compartir:

ESCRITO POR: REDACCIÓN

ANUNCIOS

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

Consumo de cannabis en adolescentes asociado a la disminución de la memoria

enero 18, 2024

Exposición Prenatal al Cannabis puede dañar la integridad del bebe

enero 18, 2024

CBD y Amitriptilina: una combinación segura y efectiva contra el dolor

enero 18, 2024