5 ejemplos de cómo los políticos y la prensa desinforman sobre el uso de cannabis

283 0

La regulación del cannabis medicinal y la descriminalización se discute hoy día en todos los países. En América Latina el tema fue evadido durante décadas mientras que la franja se desangra en violentas guerras producto del establecimiento del narcotráfico.

Síguenos En Facebook

Como sucede en otras áreas, el panorama regulatorio en Estados Unidos ha despertado interés en los políticos y activistas que se valen de estos ejemplos para establecer propuestas.

Sin embargo, cuando el tema cae en manos de los senadores, se evidencia un amplio sesgo informativo producto de la “guerra contra las drogas” cuyos mitos alejaron a esta generación del consumo de cannabis y otras sustancias.

De esta manera, se reproduce la desinformación por medio de la prensa acostumbrada a transmitir discursos punitivos en contra del uso de drogas.

A continuación, algunos casos:

  1. Cannabis y Marihuana es lo mismo.

Luego de la prohibición federal del cannabis en 1937, el gobierno de Estados Unidos popularizó el término “marihuana” para que esta tuviera una connotación peyorativa contra la población latina y afroestadounidense.

Generalizada su negatividad semántica, “marihuana” alude a los efectos del delta9tetrahidrocannabinol9-THC), cannabinoide psicoactivo con valor medicinal.

El diputado José Alfaro (Movimiento Libertario, ML) se refirió al tema mientras se discutía el proyecto de ley 19,256 sobre cannabis medicinal y cáñamo en Costa Rica:

“Aquí estamos hablando de Cannabis, de la flor, no de marihuana”.

La información que existe hoy día, ha llevado a determinados hablantes a utilizar la palabra “cannabis” para referirse a esta planta. Sin embargo, en ambos casos, hace referencia a la misma cosa.

  1. Discurso religioso: “El cannabis destruye familias”

El diputado costarricense Gonzálo Ramírez ofreció una serie de inconsistencias para defender sus creencias en cuanto a la prohibición del cannabis. Entre ellas:

-El cannabis medicinal trae caos a las familias.

-El cannabis es la puerta entrada a drogas más fuertes.

Estos son los argumentos comúnmente utilizados por los religiosos. Si tomamos en el nuevo enfoque en la investigación de Carl Hart, investigador PhD de la Universidad de Columbia sobre las adicciones.

Este afirma que es “la falta de empleo, condiciones de pobreza, emotividad y educación lo que llevan a una persona a tener un uso problemático de drogas y no las sustancias per se.”

Esta reducción religiosa del debate trae prejuicios en contra del consumo de cannabis. Se basa en la desacreditación de los estudios y en la implantación de modelos abstencionistas que por muchos años no han funcionado.

  1. “El cannabis no tiene estudios médicos”

Este es el argumento que más repiten los detractores, en especial los médicos. Esto se basa en que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha registrado medicamentos a base de cannabinoides.

Esto se debe principalmente a que los encargados de otorgar permisos y licencias para la investigación médica y científica: FDA y Administración para el control de Drogas (DEA) mantienen la prohibición a nivel federal, lo cual imposibilita cumplir con la información necesaria para la producción de medicamentos tal y como lo entiende la medicina moderna.

El gobierno estadounidense mantiene una fuerte contradicción con respecto a su postura en contra del cannabis. En el 2001, la Oficina de Patentes estableció la patente “Cannabinoides como Antioxidantes y Neuroprotectores” (6,630,507).

Dicha patente reconoce que la planta cannabis sativa tiene efectos positivos en contra de las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, Parkinson, síndrome de Inmunodeficiencia (VIH) y demencia.

A parte de esto, tanto el Instituto Nacional sobre el Cáncer (NIH, siglas en inglés) como la Biblioteca Nacional de Medicina (PUBMED) poseen estudios e información oficial sobre el tema.

  1. Falta de debates serios en los medios de prensa

Además de que los debates en la prensa sobre el cannabis son bastante escasos, los directores de los medios invitan a “expertos” o “representantes” con limitados conocimientos en el tema.

Es común encontrar en los diferentes espacios televisivos a activistas de cannabis debatiendo contra médicos o clínicas de rehabilitación. Este tipo de debates imposibilita la profundidad en estos temas debido a la polaridad que existe en ambas partes.

5-20-2010-0672

  1. Narco sensacionalismo

A pesar de que los cannabinoides tienen alto potencial medicinal, el cannabis sigue agrupándose dentro de las sustancias que los grupos narcotraficantes trasiegan con mayor frecuencia.

La guerra contra esta actividad está envuelta en una combate militar donde la funcionalidad que tienen los medios de comunicación es servir como herramienta para que las entidades del gobierno expongan sus victorias o sus fracasos.

La mayoría de estas coberturas exponen trivialmente la problemática. Ninguno de ellos hace hincapié en las causas del consumo, el dinero invertido en la guerra ni cómo el narcotráfico se ha infiltrado en la política política centroamericana.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply