7 pasos para producir aceite de Cannabis Medicinal

3.84K 0

Esta semana publicamos artículos en los que se mencionan tratamientos en los que los pacientes recurren a aceite de cannabis. Algunos lectores nos han preguntado cómo pueden realizar su propia extracción.

Síguenos En Facebook

Este método de extracción y producción del aceite de cannabis es diferente al que se utiliza recurrentemente para cocinar comestibles. En este caso, presentamos una de las formas en las que se produce otro un extracto concentrado cuya forma es más espesa y de color verde oscuro.

Esta es la manera más pura para consumir cannabis  y que además se utiliza hoy día en otros países para aliviar a hombres y mujeres con enfermedades como la epilepsia, dolor crónico, cáncer y muchos otros. Aquellos que sufren de dolores corporales pueden beneficiarse aplicando el aceite directamente a la piel o consumiendo entre 1 y 3 gotas al día.

Materiales

  • 1 onza de cannabis                                                 – 1 cucharón de madera o plástico
  • Dos litros de etanol o alcohol fuerte                     -Jeringas de plástico o goteros
  • Filtros de café                                                          -1 tazón de vidrio o recipiente plástico
  • Un frasco de vidrio                                                 -Olla de cocimiento lento o dos ollas medianas
  • Picadora (grinder, licuadora, procesador de alimentos)

Aviso importante: Antes de hacer el aceite es importante que determine cuál va a ser su funcionalidad. En términos médicos, asegúrese de utilizar una cepa adecuada según su necesidad médica. Cada cannabinoide (CBD o THC)– tiene una función específica en el cuerpo.

Paso 1: Prepare la zona de trabajo

Antes de la preparación es importante elegir un área de trabajo segura y abierta. Asegúrese de que la fuente de energía de su cocina funcione correctamente. Si va a utilizar una cocina de gas tenga cuidado con la llama pues el alcohol que se utiliza es altamente inflamable. Al menos deje una distancia de tres metros entre una y la otra.

Ventilación: Abra las ventanas y no es una mala idea tener al lado un ventilador, ya que de esta manera es más difícil para que los solventes en el aire puedan alzar fuego, por esta razón se recomienda prestar atención a este detalle.

Extintor: Si en algún momento alzara fuego lo mejor es tener un extintor a mano y asegurarse de que no haya expirado su utilidad.

Paso 2: Coloque el cannabis en el frasco de vidrio o recipiente

canna1

En este proceso puede colocar el cannabis en capullos o bien, puede hacerlo triturado. Luego coloque el alcohol y asegúrese dejar al menos unos centímetros sobre la hierba.

Algunos expertos recomiendan antes hacer el proceso conocido como decarboxilación, que consiste en colocar el cannabis 20 minutos en el horno dentro una bandeja cubierta con papel aluminio. La temperatura recomendada es de 122ºC. Esto ayudará a eliminar cannabinoides como THCA que después que luego de calentarse concentran mejor el THC o el CBD.

Esta es una de las maneras más profesionales de hacerlo, sin embargo, no es el único método efectivo, pero sí el más recomendable.

Paso 3: Resuelva la mezcla

CANNA3

Mezcle constantemente la mezcla con el cucharón. Se recomienda que el proceso dure aproximadamente entre 2 y tres minutos. El movimiento de las dos sustancias ayudará a que el solvente absorba el THC o el CBD.

Paso 4: Presione el solvente con el cannabis en un contenedor

canna4

Mediante a los filtros de café, extraiga la tinta que se extrajo en el proceso anterior. Coloquelo en un segundo recipiente de vidrio. Si realizó bien este procedimiento una tinta verde se filtrará hacia el tazón. El líquido contendrá alcohol y la resina extraída del cannabis.

Paso 5: Revuelva la segunda mezcla

canna5

Nuevamente en el segundo tazón, revuelva la tinta extraída del primer procedimiento. Dos o tres minutos más serán suficientes para potenciar los cannabinoides.

Paso 6: Momento de hervir la mezcla

canna7

Para este paso se pueden utilizar dos métodos. Uno es el conocido “baño maría” que consistiría en poner la olla en la que se puso la mezcla anterior, dentro de una llena de agua y la segunda es con una olla arrocera. Ambas deben de calentarse a una temperatura elevada entre 15 y 25 minutos.

Importante: Una vez que el líquido está burbujeando quiere decir que el alcohol está en su proceso de evaporación, es en ese momento donde debe de apagarse inmediatamente. Si la mezcla aún está un poco líquida aun cuando ya empezó a burbujear, baje la temperatura a fuego lento.

Cuando el contenido es de un color verde espeso, el alcohol ya ha sido evaporado y por tanto, el proceso terminado. La mezcla restante es aceite de cannabis en su forma más pura. Remueva la tapa y deje que se enfríe.

Paso 7: Coloque el contenido en recipientes seguros

DSC01096[1]

Una vez que se enfrío la mezcla, usted debe colocar el contenido en recipientes seguros. Estos pueden ser jeringas o goteros de farmacia.

Aviso: El contenido puede ser sumamente fuerte, por lo que se recomienda mezclarlo con aceite de coco o algún compuesto que pueda consumirse. En ese caso, puede llenarse la mitad del gotero con el aceite de cannabis y la otra mitad con aceite de coco.

La poca información científica ocasionada por la prohibición hace que no haya una dosificación exacta para recomendar. Sin embargo, se sabe que en algunos casos dos o tres gotas pueden ser una buena dosis dependiendo de la enfermedad o la utilidad que se le dé al aceite.

Aconsejamos tomar con precaución estas recomendaciones hasta que usted pueda identificar la cantidad de gotas que le hacen bien. Asimismo, si tienes dudas busque información profesional y no dude en escribirnos.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply