Aceite de cannabis cura a niño con cáncer al que le habían dado 2 días de vida

17.17K 0

 

Síguenos En Facebook

Read in English

  • Esta historia es presentada en colaboración con #IllegalyHealed

Cuando Landon Riddle tenía apenas dos años de edad, un doctor le diagnosticó leucemia. Tan agresiva era que los doctores pensaron que moriría en las primeras 24 o 48 horas.

Fue su abuela, Wendy, en el Estado de Utah quien identificó sus glándulas inflamadas al lado de su cuello. Los doctores asumieron que su cuerpo peleaba contra algún tipo de infección y decidieron dejarlo descanso, bajo control médico.

Landon no mejoró. Su abuela Wendy, preocupada volvió a llamar al doctor quien le realizó una revisión contra la infección junto con dos prueba de sangre. Todo parecía bien. El niño comía, dormía y jugaba normalmente. Fue en los dos días siguientes que la familia entró en cuenta de que la zona inflamada había crecido y entonces apresuradamente, se movilizaron hacia el hospital.

Los exámenes reflejaron en su sangre la presencia de la célula conocida como T-cell All, causante de leucemia, cáncer en la sangre. Al ser diagnosticada fue llevado inmediatamente a un hospital de niños en Salt Lake City. Al llegar, una comitiva médica esperaba para brindarle atención.

Su madre, Sierra Riddle, se encontraba en shock.

“No estaban contando con que él sobreviviera”, asegura Riddle.

La madre de Lando había estado ausente durante sus diagnósticos a causa de una severa endometriosis desde que estaba joven. Su diagnóstico había empeorado cuando Lando nace, y la endometriosis se convierte en histerectomía. Vivía en extremo dolor que la llevaría más adelante a tener problemas con los narcóticos.

En Utah, las prescripciones de medicamentos como el Oxycontin han sido causantes de la muerte de personas. La heroína se ha convertido en una epidemia ciudadana.

“Nadie quiere hablar sobre los altos porcentajes de sobre prescripciones de narcótico”, opina Sierra.

El tratamiento de Landon fue traumático para toda la familia. Tras su relación con los narcóticos, su madre tuvo que hacerse la idea de tener que darle un pesado cóctel de medicamentos incomprensibles para un niño de su edad.

“Para él, fue una tortura, no entendía lo que estaba pasando”, confiesa su abuela Wendy.

Cuando el cuerpo médico se apersonó, por segunda vez, a llevárselo, Lando corrió despavorido y asustado hasta donde su abuela y rogándole que lo defendiera para que no se lo llevaran. Una escena dolorosa que Wendy comparte en el video testimonial.

Su fuerza se recobró y Landon siguió batallando. Llegó la agresiva quimioterapia y con ella nuevas crisis que apagaban el ánimo del niño que parecía que moriría antes de tiempo. El Facebook de ambas; madre e hija, se inundaron de preguntas sobre algo mágico que pudiera ayudarlos en momentos de tanta desesperación.

Algunos de sus contactos le hablaron sobre cannabis medicinal. Sin embargo, su abuela, al ver cómo allegados suyos luchaban contra los narcóticos, no le parecía la idea de darle marihuana a su nieto de dos años.

Su visión era anti cannabis, hasta que dos semanas después luego de investigaciones personales y de tener al reloj en su contra, encontró estudios que respaldan el uso de cannabis para el cáncer.

Se dieron cuenta además que su hijo no moriría y merecía la pena jugarse la chance. Así que fueron hasta Colorado donde el cannabis es legal.

“Nunca lo olvidaré. Nos subimos al carro, lo trajimos a Colorado y en la primera dosis, una hora después, sosteniendo su cuerpo, se encontraba completamente tranquilizado.” dice Wendy, “lo abracé y lloré junto a él.”

 

Su sonrisa volvió

 

Su tratamiento continuó en conjunto con el cannabis. Progresivamente, descontinuaron el uso de analgésicos contra el dolor. La quimioterapia siguió, pero sin necesidad de hospitalización extra, citas, o narcóticos.

 

“Él se puso mejor, y seguía estando. Llegó un punto donde, a sabiendas que era medicina ilegal en Utah, y a sabiendas de que le estaba salvando la vida, decidimos movernos y dejar Utah atrás”, confiesa Sierra.

Hoy, tres daños después de que este testimonio saliera a las luz en 2015, Lando se encuentra en remisión, siendo un niño saludable, energético y feliz. Su madre también se hizo una paciente de cannabis medicinal como alternativa a la opiáceos que los doctores seguían recomendándole para su caso.

La vida continúa mientras ambos pacientes luchan porque esta medicina sea legal en su Estado, a donde quieren regresar y visitar a su familia.

Nota:

El 3 de diciembre del 2018, una propuesta de regulación al cannabis medicinal fue aprobada. El gobernador firmó el acta que tomará efecto inmediato.

 

Síguenos en instagram: @mcnglobal

https://www.youtube.com/watch?v=ySvQ9BywdVM

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply