Beneficios de la estimulación del sistema endocannabinoide

509 0

Varias publicaciones sobre el sistema endocannabinoide y la ciencia nutricional han probado que mantener balances entre el omega 6 junto con el omega 3 pueden tener un impacto importante en la salud. Esta es una de las razones por las cuales algunos pacientes de cannabis medicinal han empezado a utilizar con gran fuerza productos obtenidos de aceites ricos en ambos elementos.

Síguenos En Facebook

Por ejemplo, a la hora de remplazar el omega 6 de productos procesados como las papas fritas, pastelería con otras comidas más saludables contenientes de omega 3, como el salmón, sadirnas, vegetales, puede mejorar sustancialmente la salud cardiovascular, cerebral, así como el metabolismo.

La salud humana a través del sistema endocannabinoide, muchas veces ignorado por los médicos, funciona de la misma manera. Dicho sistema es un grupo especializado de lípidos y enzimas producidas y degradadas a partir de receptores.

Este sistema está encargado directamente de las modulaciones de una variedad de actividades del cuerpo que incluye aspectos psicológicos, inflamatorios, apetito, energía, sexualidad, metabolismo, control muscular, sueño, dolor, presión intraocular, estrés, memoria y el ánimo.

En este trabajo, los receptores de cannabinoides juegan un papel vital. De manera gráfica, ellos trabajan como “cerraduras” a los que se adhieren endocannabinoides que actúan como “llaves”.

Dicho sistema está emparejado a las estructuras de proteína G y en ellas existen tres niveles de emparejamiento donde los cananbinoides se entrelazan. Estos son los fitocannabinoides, los lípidos y los cannabinoides sintéticos. Los receptores principales a donde estos se adhieren han sido identificados como CB1 y CB2.

El CB1 se encuentra principalmente en el sistema nervioso central y mantienen presencia en el hígado, el corazón, los huesos, los pulmones y el riñón. Estos además se relacionan con la psicoactividad y la euforia de cananbinoide como el THC/THCa.

Por otro lado, el receptor CB2 se asocia principalmente dentro del sistema inmunológico, en la sangre y actúa en menor medida en algunas partes donde el CB1 interactúa en mayor medida.

El impacto del sistema endocannabinoide en el balance de la salud

Algunas investigaciones apuntan a que hay un constraste claro entre los receptores CB1 y CB2. La acumulación en el primero se asocia con el incremento de la percepción de estrés, ansiedad, paranoia, pero también de la reducción de la náusea, el dolor y el vómito. De la misma manera, fortalece el sistema inmune, lo cual ha demostrado actuar positivamente en algunos tipos de cáncer.

Por otro lado, el CB2 demuestra una reducción en las inflamaciones, neuro regeneración y a la misma vez mejora el sistema metabólico, la producción de energía y sensibilidad a la insulina.

Balancear el Omega 3 y 6

Análisis bioquímicos y de comportamientos de este sistema han demostrado que mantener los receptores de CB1 en niveles óptimos promueven comportamientos antidepresivos y comportamientos neuroquímicos anti estrés.

El balance del sistema controla la proliferación y la competencia del sistema inmune afectado por la edad o por otros factores. La manipulación adecuada de este sistem puede ser beneficioso en múltiples casos.

La investigación ha demostrado que este balance entre la recepción de omegas en tanto se activen ambos receptores serán complementarios entre sí. Si se activa más uno que el otro, por ejemplo, en el caso la inhibición CB1 es posible que exista un decrecimiento en la fertilidad, incremento en el riesgo de depresión, alteraciones de humor y otros. Sin embargo, una abundancia de señales en este receptor se asocia con alta psicoactividad, según el informe de Buró, también inflamación sistémica, riesgos cardiovasculares, diabetes y obesidad.

Por otra parte, el receptor CB2 si es llevado a su tope podría reducir la función inmune y ralentizar el proceso de recuperación de los tejidos.

Referencias:

Bíró T, Tóth BI, Haskó G, Paus R, Pacher P. The endocannabinoid system of the skin in health and disease: novel perspectives and therapeutic opportunities. Trends in Pharmacological Sciences. 2009;30(8):411-420. doi:10.1016/j.tips.2009.05.004.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply