Cannabis de Nicaragua: La ruta Hondureña

1.25K 0

Casi la totalidad del cannabis que se consume en Nicaragua entra a través de la frontera hondureña.

Desde diversos puntos que colindan con la línea fronteriza, los distribuidores la colocan en diferentes ciudades donde cada vendedor impone sus reglas regulatorias. Entre más lejos esté la ciudad de la frontera con Honduras o del Atlántico -otra vía de ingreso- los precios incrementan.

Seguimos la ruta a partir de Granada, subiendo a Managua, León, Chinandega y finalizamos en un histórico pueblo de Villanueva. A 15 minutos de Honduras. Este es un pueblo que fue tomado por la Guerra de la Revolución en 1979.

33 años después, las personas buscan subsistir en un lugar donde el empleo digno escasea. El calor y lo alejado del lugar, mantiene una pasividad policial que permite que el cannabis que es sembrado en las montañas de Honduras se filtre a lo largo de la línea fronteriza que divide los dos países.

villanueva

Los consumidores más entusiastas suelen realizar esta ruta para conseguir precios más accesibles. La manera de adquirir cannabis en Nicaragua es bastante particular. No se pide según gramaje, sino según los córdobas. Así a un nicaragüense se le pide “un cien” o un “doscientos”, haciendo referencia a su moneda local, córdobas.

“Subo cada dos semanas, lo que compro por 50 ($2 dólares)  Córdobas aquí, me sale cuando hay buena suerte, en 200 allá en León”, comentó Elvis Dávila, ex residente de VillaNueva.

A diferencia de otros países de Centroamérica, para los pequeños traficantes no es rentable mantener en el estante de sus casas muchas cantidades de droga, por lo que el sistema de venta se configura en pequeñas proporciones. A precio y acceso volátil: Menos en los pueblos cercanos a la frontera.

Villanueva cuenta con una población de 25,000 habitantes.

Villanueva cuenta con una población de 25,000 habitantes.

Con 200 ($8 dólares) Córdobas se adquieren 12 gramos de un tipo de cannabis prensado con semillas y color café. Según Dávila, para esconderla de la policía la esconden bajo la tierra y es por eso que las flores se humedecen.

Ruta hacia las ciudades

La escasez es más latente a medida que se está cerca de Costa Rica. En un pueblo turístico como Granada, a 626 km, los consumidores son cada vez más escasos. La distancia y el riesgo, supone una alza en los precios y el material se reporta que muchas veces es mezclado a veces con té o zacate.

Los locales no compran localmente sino que esperan a como los leoneses suben a Villanueva, estos suben a Managua donde se pagan precios que los consumidores consideran más justos. En la capital nicaragüense coinciden todos los puntos de transporte a lo largo del país.

Con precios de un cuarto de dólar para moverse internamente, es más sencillo que los vendedores muevan su mercancía.

Lea: En Nicaragua, 4 Gramos de Cannabis podrían ponerlo un año tras las rejas

Caso Leonés. En la famosa ciudad nicaragüense los artesanos esperan por un churro -porro en la jerga local- que sea tan bueno como el de la noche anterior. Aunque si llegarán a encontrar otro de una calidad menor, saben que no tienen a qué atenerse.

El barrio primero de Mayo, a las afueras de León, es un punto cotidiano para la venta de sustancias ilícitas. El funcionamiento no permite compras masivas y la transacción se realiza en menos de 5 minutos, se cuidan. Un churro ronda los C$50 córdobas.

IMG_2234

Empaquetado común en Granada.

Así la historia se repite en cada pueblo. Con las características similares aquí descritas. Sin tomar en cuenta la Ruta Atlántica, por donde el cannabis ingresa desde el caribe.

El gobierno de Daniel Ortega ha tomado endurecido las políticas de drogas en los últimos años. Con la ofensiva de “Nicaragua Mejor”, se han inyectado grandes sumas de dinero a los militares para que peleen la fallida guerra.

Hasta el momento su gobierno, no vislumbra ningún tipo de planes regulatorios ni programas de cannabis medicinal.

 

Leave A Reply