Cannabis medicinal en Costa Rica: miedos sin fundamentos

384 0

Desde que inició la prohibición del cannabis a nivel mundial, se le ha enseñado a las personas que el cannabis es malos, sin importar lo que la ciencia diga. Y hoy en día estamos viendo los grandes efectos negativos de estas campañas realizadas para proteger los intereses, vemos los mismos médicos y personas encargadas de instituciones negar los resultados de investigaciones científicas/clínicas, aún cuando deberían ser los primeros en apoyarlas. Profesionales afirmando que no existen estudios (a pesar de ser la planta más estudiada por el ser humano) y solo aceptando lo poco que concuerda con el miedo que les ha sido infundido.

Síguenos En Facebook

Uso médico. Uno de los principales miedos de los detractores de este uso, y aunque parezca difícil (para no decir increíble), la mayoría de estos son parte de la comunidad médica y política. Entre los motivos por el cual no apoyan este uso se encuentran: “no existen suficientes estudios” (a pesar que existen más de 2.000 estudios registrados solo en la biblioteca del NIH, EE.UU), “puede producir adicción”, “puede tener efectos secundarios considerables” y “solo puede y ya ha dañado vidas.”

Actualmente la planta cannabis (todas las variaciones) es la más estudiada por la ciencia y sus efectos médicos ya han sido comprobados en una gran cantidad de estudios. En la biblioteca del NIH en EE.UU, se pueden encontrar más de 13.000 estudios sobre esta planta y su uso médico. Además de esto, su potencial adictivo es mucho menor que el del café y no se han podido encontrar efectos secundarios tanto a nivel cerebral como físico, además que no se encontró ninguna relación con la disminución del CI (IQ).

Para su uso medicinal se siguen múltiples estándares, como registro de la concentración y presencia de sustancias, estandarización de las concentraciones y supervisión médica durante su uso, esto para garantizar los mejores resultados y un uso responsable.

Dentro de la medicina contemporánea, fármacos poderosos y peligrosos para los pacientes, además de contar con un alto nivel adictivo. Algunos de estos que han sido aceptados a pesar de sus peligros y efectos secundarios, podrían ser reemplazados por el cannabis en el tratamiento del dolor crónico, síntomas del cáncer, efectos secundarios de la quimioterapia y en el tratamiento de la epilepsia, además de otros padecimientos.

Por la estructura molecular de sus sustancias y la similaridad que comparte con sustancias en nuestro cuerpo como la Anandamida y 2-AG, el cannabis tiene muy bajo potencial adictivo (menor al de la cafeína), por lo cual es seguro su uso.

Uso Industrial. En cuanto al uso industrial de la planta no existe ningún tipo de problema, ya que las variaciones utilizadas para este fin son bajas (casi nulas) en la concentración del componente activo D9-THC y no tiene ningún efecto psicoactivo en caso de ser consumida. Además requiere menor consumo de recursos para producir la misma cantidad o mayor de productos derivados de otras fuentes (como el papel de madera).

Su cultivo no solo crea empleos dentro de la misma industria, inclusive puede crear empleos en otras industrias relacionadas como la  textil y la de compuestos plásticos. Por lo que permitiría un fortalecimiento de las industrias y la economía.

El tiempo de Costa Rica. En nuestro país ya se discute un proyecto de ley y el tema en general se ha vuelto un tema público de discusión. Dentro de esta discusión se ha visto cómo diferentes personas en posiciones importantes han hecho referencia a miedos o motivos desestimados por la medicina actual. Costa Rica podría obtener un gran beneficio en la regulación de estos dos sectores y ser el primer país centroamericano en abrir sus puertas a nuevas oportunidades en la región, tanto a nivel médico (cannabis medicinal) como industrial (cáñamo).

Uno de los mayores retos es eliminar estos miedos que ya no cuentan con fundamentos, para que las personas puedan educarse y dar una posición basada en un conocimiento real. Además del poder diferenciar los aspectos médicos de los industriales y recreativos.

Cada día hay nuevas actualizaciones que demuestran que muchos de los miedos que se tienen contra esta planta no existen y que al contrario, podría ser de mucho beneficio para las personas que realmente lo ocupan como parte de su tratamiento.

Según un estudio realizado por @MCCRORG, el estado costarricense podría tener un ingreso de hasta $60 millones de dólares en los primeros 4 años tras la aplicación del proyecto de ley y más de 10.000 empleos podrían ser creados.

 

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply