Costa Rica: Ayudando a pacientes con extractos de cannabis medicinal de alto nivel

1.37K 0

El cáncer es una de las principales causas de muerte en Costa Rica. Quizá esta sea una de las razones por las que cada vez más personas acuden a René (nombre ficticio, por razones de seguridad). Él elabora de extractos de cannabis medicinal de alta calidad para el tratamiento de esta enfermedad.

Síguenos En Facebook

Sus motivaciones no es ganar dinero. En su domicilio no hay murallas, armas ni carros de lujo. Al fondo, el sol alimentaba el variado jardín de plantas. Algunas de ellas, son de cannabis. Aproximadamente unas 5 empiezan su periodo de flora. Nos explica que ha iniciado un experimento de aclimatación de genéticas que le fueron obsequiadas en una de sus visitas al mercado legal de cannabis en Estados Unidos.

El objetivo de nuestra visita: presenciar la preparación de extractos para pacientes. Su sala sirve como mesa de debate sobre el futuro mercado legal y la actualidad que tiene el tema en el país. Esto es algo que lo motiva.

Crédito: MCN

En vistas de que poco a poco se consolida el tema, reconoce que el conflicto de ideologías en la industria de cannabis no es exclusivo de Costa Rica.

“Al igual que en Estados Unidos, vemos quienes tienen un interés personal luchando contra quienes buscan la preservación de la planta y ayudar a las personas. Es cuestión de ideologías”, comenta.

En sus manos, una cosecha de flores orgánicas de autocultivo le viene de ser entregada. Mientras conversa con un equipo de MCN, se dispone a triturar las flores que irán posteriormente en el tubo por donde se filtrará el butano.

Una extracción de cannabis busca recolectar de la manera más eficiente, los cannabinoides que se encuentran en el material vegetal, mediante al uso de diferentes solventes. Entre ellos, alcohol, gas butano y dióxido de carbono.

René prefiere el butano, pues considera que con el equipo que posee, logra extraer la totalidad de las impurezas del solvento al finalizar el proceso. Sin embargo, tanto la técnica de extracción como la procedencia de las flores son fundamentales.

Crédito: MCN

No es un secreto que el mercado negro esquiva procesos y estandariza otros, en relación a las ganancias y al peligro que conlleva sembrar en grande escala.

“La única forma de que podamos avanzar de nivel, es dejando de lado la jamaiquina. No podemos producir medicina de calidad internacional sin buenas flores”, asegura René, quien ha trabajado con importantes marcas de la industria de cannabis legal en California.

Para él, el conocimiento es fundamental. Crítica a aquellos consumidores que no se ocupan por saber qué contiene lo que consumen, ni por fomentar el debate. Para ello toma ejemplos de países como Chile, Colombía o Argentina, donde el debate ha permitido que la calidad en el mercado crezca.

En Costa Rica, este tipo de extracciones son conocidas como Wax, pero para llegar a producir altos los niveles de pureza la herramienta es imprescindible, así como la experiencia.

“Cuando hablamos de niveles de pureza, hacemos referencia a la conservación de los cannabinoides y los terpenos”, nos comenta mientras sostiene el tubo luego de congelar por una hora el material orgánico.

Al igual que en un sinfín de plantas, los terpenos se encargan de anidar a los elementos aromáticos del cannabis que a su vez son medicinales. Su interés por conservarlos es lo hace que su concentrado se distinga entre los demás usos.

En su jardín, los diferentes tipos de genética demuestran la variedad de los terpenos que esta planta posee. Unos con aroma dulce; otros frutales o cítricos. Según opina René, cada una de ellas se adapta a las necesidades personales y esto es fundamental a la hora de producir medicina.

 “Algunas quieren que la medicina funcione, pero pasan de fiesta y tienen pésimos hábitos de alimentación”, aseguró sobre algunos pacientes que le han solicitado su ayuda.

La afluencia de personas con motivaciones medicinales es cada vez mayor. Y pese a lo que dicen las autoridades, el cannabis como medicinal funciona, sobre esto, está convencido.

Sus palabras se van concretando a medida que el extracto orgánico empieza a estar listo.  Las horas consumen nuestra conversación y en el fondo del patio, la luz se pierde  entre la noche.

Ha pasado bastante tiempo desde que inició el proceso, y a pesar de que un paciente podrá beneficiarse del resultado al mezclarlo con aceite de coco, la cantidad ha sido poca. Para él, este es el mayor problema de la ilegalidad. Un concentrado de cannabinodes de este tipo requiere altas cantidades de material vegetal y, por lo tanto, cultivos más extensos.

No es su caso, pero está feliz con el resultado, opina que lo importante no es la cantidad sino el resultado. Para lograr este objetivo se requiere mínimo un día de trabajo y en este caso, no recibe paga. Y aunque tenga que balacearse entre la legalidad y la ilegalidad, lo seguirá haciendo.

“Yo podría estar ganando 600 mil (1250 dólares) cada vez que hago esto, pero la libertad no tiene precio” concluye.


Aclaración: El método de extracción que muestra el artículo no es necesariamente al que se hace referencia en la historia. El artículo pretende informar sobre las situaciones que viven los pacientes. No aboga por catalogar el Wax como una forma de cannabis medicinal. 
Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply