Hempearth: Ni el avión de cáñamo ni el dinero de los inversionistas

1.3K 0

De brazos cruzados.

Así quedaron todos los inversionistas que se apuntaron a renovar el mundo montados en el avión del canadiense Derek Kesek. Sería, según sus palabras, “el primer avión construido a base de cáñamo en el mundo”.

La imagen perfecta: notas de prensa en The Star, Tico-Times, Discovery Channel, fotos en hangares con avionetas y otra donde hace creer que su marca Hempearth recibía los papeles finales del avión finalizado.

¡Pobre señor que no sabe lo que le costó ese apretón de manos! Hasta a los periodistas del High-Times le han creído. Pero el primer avión de cáñamo no ha visto la luz tras seis años de estar en construcción.

Mala noticia para los inversionistas que ahora temen haber financiado las operaciones ficticias o las eternas vacaciones del canadiense.

Toda esta farsa fue expuesta en una publicación del 2014 (puede verla aquí) lo que ha desatado una serie de cuestionamientos sobre las actividades que supuestamente realiza. El artículo lo expone como “estafador” y los comentarios acusando sus acciones se han extendido hasta la fecha.

El avión que nunca despegó…

Kesek debería ser el campeón de los empresarios. Utiliza al menos diez páginas (Hempearth, Hempearth Medical Cannabis Costa Rica, Hempearth Vacations, Hempearth Fest,etc…) vía Facebook para publicitarse el mismo y sus supuestos productos.

Ataca a los “haters”, pero es flojo en la mentira. Afirmó hace un año al Tico-Times que produce Bio-Diesel a partir del aceite de cáñamo importando de Canadá y que lo produce un químico que trabaja para su empresa. Difícil de creer si tomamos en cuenta la legislación actual.

En ese artículo, una serie de comentarios lo atacaron por estafa en la primera recaudación que hizo el imputado.

En diciembre, la asociación cannábica Asocanna Ditso, denunció su nuevo plan de recaudación o “KickStarter” para el eterno avión. Se rehusaron a trabajar con él y esta fue su respuesta:

“Yo soy el rey del cáñamo y el cannabis en el país. ¿Ustedes no saben quién soy yo?”, respondió Kesek luego de que ellos rechazaron su proposición a dar dinero.

Resignado en casa con su avión de papel, Kesek sigue en busca del dinero.

Un nuevo negocio: Hempearth Medical Cannabis Costa Rica. Desde sus redes ofrece aceites de cannabis de distribución de todo el país. Así, produce empaca y distribuye aceite.  ¿Alguien le ha dicho que la legislación costarricense pena la venta de cannabis con 5-8 años de cárcel?

Un hombre honesto en su faceta de médico. En Estados Unidos parece tener fama. Algunas fuentes han confirmado que luego de hacer encargos de aceite por medio de “donaciones”, se quedaron en casa esperando el aceite, a pesar de haberle enviado el dinero.

Prototipo del avión que no despegó nunca…

También se ha quedado esperando el propietario de un apartamento en Montezuma quien denuncia que su antiguo inquilino Kesek le debe un año de renta y otros recibos de luz que ha dejado pendientes.

MCN quiso conocer la opinión de Derek Kesek, pero al cierre de edición no contestó los mensajes.

Leave A Reply