Las 3 verdaderas razones por las que el director del IAFA, Eduardo Sandí, se opone a la legalización del cannabis

259 0

A pesar de que la industria del cannabis es una realidad científica y médica en numerosos países del mundo, el director del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), ofrece constantes ataques a su uso. Incluso manifiesta que “hablar de marihuana medicinal es una falacia”.

El problema no es que Sandí tenga esta postura, por el contrario, se respeta su planteamiento ideológico. El problema es cuando este se impone a la realidad científica, y es más grave aún la desinformación que genera entre los jóvenes.

El médico especialista en adicciones –como se hace llamar-, no tiene reparo en tomarnos el pelo. Una reciente publicación en el sitio AmeliaRueda.com afirmó que “hay una presión de grupos privados para legalizar el cannabis medicinal sin ningún respaldo científico y con el fin exclusivo de hacer negocio”.

Esta semana, la economía más importante de los Estados Unidos (una economía 50 veces más grande que la de Costa Rica) legalizó la venta de cannabis para adultos. En 1996 habían legalizado el uso medicinal. ¿Cree usted que se hubiera aceptado sin “ningún respaldo científico” como dice el doctor?

Desinformación, claramente. Además tomando en cuenta la realidad nacional donde la comunidad académica y científica en Costa Rica también ha realizado estudios importantes. (Consúltelos: http://bit.ly/2CBDZUn)

Por el ejercicio de la democracia, quisimos respondernos la pregunta sobre ¿qué es lo que verdaderamente motiva al funcionario a mentirle así a los costarricenses? A continuación, las posibles respuestas:

  1. ¿Reapertura de la Clínica Doctor Sandí?

Antes de que el señor Sandí asumiera la jefatura del IAFA, dirigía un centro de adicciones en Moravia, San José que llevaba por nombre Clínica Doctor Sandí donde se atendía personas con lo que él llama “la enfermedad de la adicción”.

En la actualidad el centro está cerrado, suponemos mientras termina su periodo como director del IAFA.

Se sabe que el costo de internamiento a centros de salud como estos puede rondar de 300 a 600 mil colones mensuales por persona, en algunos casos el precio podría ascender, según el perfil y lo que ofrezcan los “adictologos”.  Un negocio claramente lucrativo.

 

Lea:

La lucrativa clínica contra adicciones que no cuenta con el aval del IAFA

 

 

Conocemos casos donde este tipo de encierros han disparado adicciones a medicamentos peores que por la primera razón por la que padres enviaron a su familiar al centro contra la adicción.

Claro está, el argumento de los adictologos es que el cannabis es el “detonante” de todas las adicciones, y aprovechándose de esta idea, logran tener influencia dentro de los núcleos de familia.

Para la cuestión del detonante, dejaremos la siguiente actualización sobre un estudio publicado en Journal of American Medical Directors Association enendonde donde se demostró que un tercio de los participantes dejaron de recurrir a medicamentos de prescripción luego de usar el cannabis con fines terapéuticos. Una puerta de salida, más que una de entrada.

Lealo aquí http://bit.ly/2Cz5o9m

  1. Reproducción del status quo

Conforme han pasado los años, nos hemos dado cuenta de que mucho del trabajo que realizan instituciones como el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) y el IAFA es estadístico y solo eso. Sus propios informes muestran año con año la realidad que ellos no quieren ver. El aumento del flujo de sustancias ilegales, al igual que aumento del consumo de cannabis demuestra que sus políticas son un rotundo fracaso.

Su respuesta desfachatada es la misma todos los años: “es problema es de los grupos pro legalización” o “es parte de un problema multinacional”. O sea, quitarse el tiro.

Cabe destacar que el señor Sandí forma parte de varias juntas directivas que responden a intereses de países poderos como Estados Unidos y su disposición a seguir desangrando los pueblos latinoamericanos con la disfrazada “guerra contra las drogas”. Entre las juntas de las que forma parte están: la Junta del ICD y Comisión de Salud mental del Ministerio de Salud.

  1. Legalización del cannabis sería un golpe a las finanzas de los “adictólogos”

El argumento preferido de los “adictologos” es que el cannabis es el detonante de episodios psicóticos. Este no solo carece argumento de todo tipo de respaldo científico, también deja claro que es un buen mecanismo de marketing y por supuesto, la legalización sería un golpe bajo para las finanzas de los centros.

Esta es la lucha también de la “adictologa” Priscila Spano, dueña y directora de la Clínica Paso a Paso cuyas ganancias “reformando adictos”, le generan tanto dinero para pagar anuncios en Canal 7 y reunirse con su director Ignacio Santos. Y muy a pesar de esto, la clínica no cuenta con los permisos del IAFA para funcionar. Así como se lee.

Consecuencias de la desinformación

La argumentación aquí expresa señala la existencia de una clara falta a la “ética profesional”. Por tanto, hay faltas claras a los principios de honradez, profesionalismo y rectitud de un profesional de la salud del calibre del señor Sandí. Lo mínimo que se puede esperar de un especialista de la salud es el apego a la evidencia científica.

Esta falta a la ética profesional acarrea otras consecuencias claramente dañinas en las poblaciones más vulnerables de la sociedad como lo es la población joven. ¿Cuántas familias no han sido destruidas por la falta de información veraz sobre el uso y los verdaderos intereses detrás de la prohibición de las drogas? Sustancias que a pesar de ser ilegales son utilizadas en todas las esferas sociales.

Esta es una realidad que sigue siendo ignorada por los funcionarios públicos o por la utopía de un mundo “libre de drogas”.

Foto: Diario Extra.

Síganos en Instagram

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply