Los beneficios de una dieta de cannabis crudo en ojos de un nutricionista

1.37K 0

Consumir 600 ml de cannabis al día provee una cadena de beneficios nutricionales de consumirse como un vegetal orgánico. La alimentación a base de vegetales crudos es una de las dietas más poderosas para la salud y popularidad a nivel mundial crece para contrarestar enfermedades.

La ciencia detrás de los crudos consiste en evitar que cuando los vegetales pasan por el proceso de calentamiento pierdan los nutrientes y enzimas que el calor mitiga. Y lo mismo aplica para el cannabis.

“El 99% de las propiedades del cannabis se pierden al entrar en contacto con el calor.” afirma William Courtney, médico y nutricionista especializado en cannabis medicinal.

Técnicamente, se sabe que el cannabis es un vegetal pues como ellos comparte distintos nutrientes elementales para el cuerpo como la fibra, calcio y hierro. Bajo este concepto, cualquier tipo de hoja, tallo o flor o raíz que sea comestible es considerado un vegetal.

El cannabis para el doctor es uno de los más importantes del mundo. Pues este  contiene una cadena de cannabinoides únicos con miles de años de evolución.

Según Courtney, los cannabinoides en esta forma aporta aminoácidos, ácidos grasos, aceites esenciales que el cuerpo convierte en un facilitador celular de doble vía nerviosa que reduce la inflamación de los órganos y potencia la regeneración celular.

Prevenir enfermedades

El zumo de cannabis crudo es un preventivo para que las enfermedades no se desarrollen en conjunto. Antes de esperar a utilizar el cannabis como medicina, ¿por qué no cómo previsor de enfermedades?  En especial tomando en cuenta que para algunos pacientes la psicotoxicidad no es placentera.

Ya sea por el abuso del fumado o la falta de conocimiento sobre los productos, algunas pueden experimentar euforia u otros síntomas que pueden alejarlos de por vida de las propiedades medicinales de la planta.

Como opción, el doctor propone que este sea un complemento dietético. Pruebas clínicas demuestran su capacidad para detener el crecimiento tumoral, además, hablamos de su trabajo en el sistema inmune, sus propiedades antinflamatorias y su influencia para la mejorar del metabolismo y la función celular.

En su estado no alterado, como lo describe el Dr. Courtney, la planta contiene tanto ácido-tetrahidrocannabinólico (THCA) y ácido-Cannabidiólico (CBDA) que una vez pasados por procesos de calentamiento se convierten en THC y CBD respectivamente.

Aunado esto, mientras que se consume en su estado vegetal, el cuerpo tolera dosis más fuertes de hasta 600 ml dependiendo del peso correspondiente. Esto se debe a que, a la hora de inhalar el humo, el receptor CB1 recibe el THC, sin embargo, apenas 10 miligramos.

“Si los cannabinoides no se calientan el cuerpo puede recibir entre 500-600 miligramos. Se utiliza la planta como una dieta estrictamente complementaria por medio del incremento de los niveles de antioxidante y neuro protección luego de más de 100 miligramos de THCA y CBDA” asegura Courtney.

¿Cómo funciona?

La inflamación en el cuerpo es causada generalmente cuando los nervios se manejan dentro de una sola vía de comunicación.

La evidencia manifiesta que los cannabinoides adhiere una nueva línea de vía doble, esto quiere decir que mientras en la primera los nervios están constantemente atacados por la causa inflamatoria, la segunda da posibilidad de una comunicación de “ida y vuelta”.

Este funcionamiento responde conjuntamente con los endocannabinoides, o los cannabinoides que produce el cuerpo, y estos se adhiere a receptores en el cuerpo funcionando como reguladores de diferentes funciones relacionadas con la salud, la vitalidad y el humor.

Si el sistema endocannabinoide se encuentra en mal funcionamiento, la inclusión de cannabinoides de la manera más saludable posible le devuelve el balance.

Vea: ¿Cómo preparar licuados de cannabis crudo?

 

Leave A Reply