Madre trató la epilepsia de su hijo con aceite de CBD, 6 meses después dejó de convulsionar

12 0

Read in English

Desde que tenía un año y un mes, Michael Jerome empezó a tener diferentes malestares. Sus padres sabían que algo no andaba bien. 

Después de varios días así, los primeros ataques convulsivos de su vida se hicieron presentes. Cada vez más frecuentes y de alto riesgo, los doctores en el Hospital de Niños de Costa Rica, le diagnosticaron con epilepsia refractaria. 

La epilepsia refractaria es una difícil situación para el paciente y el entorno familiar, especialmente en los niños. Los pequeños pueden tener entre una hasta 70 o más crisis al día. 

“Nosotros no podíamos sacarlo a ningún lado. Ni a la piscina, a la playa o al parque, porque el niño inmediatamente convulsionaba”, dice su madre Perla a MCN. 

Además de las actividades sociales, las convulsiones le provocaron deficiencias en su habilidad motora y cognitiva. Según cuentan sus padre, Michael no podía mover bien sus manos o tener una vida normal de niño.

La enfermedad le había afectado también su forma de caminar y le impedía realizar actividades normales como saltar o correr. 

Largo camino hacia el cannabis

Hoy día Michael tiene 6 años. Fueron muchos años de idas y venidas al hospital. De manera desesperada, la familia Rodríguez Vílchez había intentado con todos los medicamentos que los doctores del hospital podían ofrecerle. 

Algunos servían durante determinado tiempo, otros no servían del todo. Hasta que uno de los medicamentos lo puso en estado de coma y fue un infierno en la tierra, según cuenta su madre Perla. 

Esta situación mantenía a la familia constante sufrimiento. 

“Hemos probado con un montón de medicamentos porque no sabemos la causa de su epilepsia. Hemos probado con carbamazepina, clobazam, Ahorita él está con clobazam y valproato nada más, pero en otras ocasiones le hemos dado de todo,” asegura.

Como toda madre que se entrega por su familia, la búsqueda por la mejorar la condición de Michael Jerome nunca se detuvo. Fue así como llegó a encontrar información que revela cómo los niños con este tipo de epilepsias podían reducir sus convulsiones utilizando ciertos extractos de la planta del cannabis. 

“Yo siempre había visto noticias de que el aceite puede servir para muchas enfermedades, sin embargo, mi familia tenía miedo de usarlo”, comenta.

Durante mucho tiempo la búsqueda por el aceite de cannabis fue un problema. La primera vez que encontró un extracto, no fue lo que ella esperaba.

“Yo sabía que tenía que darle una oportunidad, que seguramente no era la mejor fuente”.

Era el 2018 y según cuenta, el acceso fue complicado. Debido a que el uso del cannabis en Costa Rica es despenalizado pudo en algún momento encontrar alguna fuente confiable que por medio de donaciones cambiaría su vida para siempre. 

“Desde enero 2020, Michael no tiene convulsiones. Desde que toma el aceite hemos visto cambios en todo el sentido de la palabra, él ha mejorado mucho con el aceite y nosotros estamos muy contentos con este cambio”, asegura. 

El cambio ha sido rápido. Desde que empezó a tomar el aceite en marzo, al día de hoy, el cambio les ha devuelto la vida. 

“Nosotros como familia de Michael creemos que sería una buena idea que el gobierno apoyara al sector salud, legalizando  el cannabis medicinal porque la verdad no solo nuestro hijo lo necesitaría, lo necesitan muchos niños en el Hospital de Niños niños que convulsionan hasta 70 veces en un día”. 

Leave A Reply