¿Quién asesinó a narco Elías Akl?

1.36K 0

El 10 de octubre del 2016, un grupo de personas tumbó una avioneta cargada con aproximadamente 100 kilos de cocaína. Cuando las autoridades costarricenses llegaron al lugar, no encontraron al piloto tampoco la cocaína.

El hecho se dio en Puntarenas. La carga, proveniente de Colombia, estaría valorada en 7 millones de dólares. Como es común en el negocio del narco, el hecho no quedaría impune, pero aquellos que saldarían esta deuda no serían precisamente las autoridades del país centroamericano.

Un mes después del incidente, empiezan a suceder una serie de muertes en San José. En el primer asalto cae un ucraniano, Dimitrov Spiridonov, asesinado de varios tiros cuando conducían el 11 de noviembre por La Sabana.

Foto: Ministerio de Seguridad.

Tres días después, cae el segundo responsable del atraco: William Segura Barquero. Un piloto quien hace unos meses había salido de la cárcel. El vínculo de la avioneta con matricula Ti-ANT pertenecía a una sociedad anónima cuyo presidente es su padre. Segura estaba en problemas.

El piloto fue asesinado en Desamparados a bordo de un Audi. Las pruebas de ADN realizadas por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), establecieron esta conexión una vez sucedidos los hechos.

Seis meses después, cae Elías Akl uno de los distribuidores de sustancias sintéticas más pesados de San José y no cae por estos delitos en manos de la policía costarricense, sino por ser uno de los autores intelectuales del robo de la cocaína.

Documentos de las autoridades coinciden junto con información a la que tuvo acceso este medio, que posiblemente la planeación del robo se dio en el Casino Sheraton en Escazú. Un lugar donde el grupo se reunía a hacer negocios de diferente naturaleza.

¿Quiénes están detrás del ajusticiamiento?

Presuntamente, el dueño de una empresa de transportes fue el que contactó al piloto Segura, quien en el ambiente era conocido por realizar este tipo de viajes. Hasta el momento, no es de información pública si las autoridades investigan a este costarricense, pero algunas fuentes revelan que la conexión entre ambos se dio y los hechos posteriores confirman la teoría.

No es la primera vez que ambos estarían inmersos en el tema del tráfico internacional de estupefacientes. Una vez contactados, Segura se habría reunido con el grupo de los libaneses para realizar el atraco. Las supuestas incapacidades de las autoridades no solo han omitido estos hechos, sino que tampoco detuvieron la fluidez con la que se movilizaba el narcotraficante Elías Akl.

Dos camionetas Lexus lo escoltaban a todas partes mientras este se movilizaba en un Ferrari. En dicha escolta, viajaban dos personas que seguirían en la lista que los sicarios manejan para dar de baja deben por el caso de los 100 kilos de cocaína.

Frente a Mount View. El día en que asesinaron a Elías Akl.

El mismo día que mataron a su hermano, Zaid Akl, intentó salir del país y fue detenido por la policía aeroportuaria. Este sería una de las víctimas que escapó del ataque en el colegio Mount View en Escazú. Otra de estas sería un escolta que en la calle se conoce como “Víctor” y quien era un hombre de confianza del fallecido.

Una fuente confidencial revela que, el día en que mataron a Elías Akl, Víctor escapa mientras que llevan en otra camioneta al guardaespaldas que lo acompañaba. No obstante, una vez llegado a la Fuerza Pública de Santa Ana -donde fallece- el sujeto no aparece en la escena.

Tal parece que el conocimiento de las fuentes viajaría más rápido entre las personas que la información que producen las fuentes oficiales. En este caso, mientras que los jerarcas se escudan en una serie de deficiencias estatales, muchas otras fuentes no oficiales ya habrían resuelto el caso por el robo de cocaína.

De esta manera, es cuestión de tiempo para que caigan las otras cabecillas del grupo. Así tengan los sicarios que esperar a que el hermano del libanés acribillado salga de la prisión preventiva. Estos vacíos permiten que otros distribuidores se restructuren y cuando las autoridades resuelvan este caso, ya otros ocuparon la vacante.

Leave A Reply