Respuesta a declaraciones del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD)

306 0

La semana pasada, el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) dio a conocer en los medios de comunicación los resultados de su último informe sobre la situación nacional de drogas. Entre logros y desafíos la entidad dio declaraciones a la prensa que consideramos pertinentes poner en debate.

Síguenos En Facebook
  1. Culpar a la sociedad civil por el aumento del consumo

Costa Rica es un país de pasa en el tráfico internacional de drogas de Sudámerica. Así se demuestra en el aumento del consumo, asesinatos y el asentamiento del narcotráfico. Para hacer frente a la problemática, el país destina anualmente recursos a instituciones como el ICD, Fuerza Pública y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La facilidad del acceso que tienen los jóvenes al cannabis en escuelas, bares, parques, calles no es sino el reflejo de una falta de fiscalización profesional que permita cuantificar y por ende, controlar lo que la salud pública.

El ICD ha culpabilizado a la población por atender a la información científica que existe del tema, lo cual es grave viniendo de una entidad que se supone debería proteger a sus ciudadanos.

Asimismo, el acercamiento supone irrespeto. Es como si se dijera que hay más personas con Síndrome de Inmunodeficiencia (VIH) a causa del movimiento LGBTI o que existan más casos de violencia contra las mujeres por culpa de los movimientos feministas.

Esto es lo que el director, Guillermo Araya:

La desinformación que se ha creado respecto al mal llamado movimiento pro marihuana medicinal que erróneamente ha torcido el concepto sobre lo que es un medicamento y cuyos efectos sobre la percepción de riesgo e inocuidad pudiesen estar haciendo que más personas se involucren en un consumo que los termina afectando”

  1. El cannabis no es inofensivo

Tanto el ICD como el IAFA comentan que los grupos en pro de la legalización del cannabis en el país se han dedicado a realizar apologías al consumo del cannabis y, por tanto, a construir una imagen de que las características orgánicas de la planta son completamente seguras y naturales.

Esto es falso. Si bien, estamos de acuerdo con que hay algunos personajes y grupos que ofrecen datos irresponsables como el “cannabis es menos adictivo que el café o el chocolate”, no es esta la línea de todas las organizaciones.

Para eso a lo largo del 2016, nos encargamos de dar a conocer los riesgos del cannabis prensado jamaiquino y mexicano en la salud de las personas. Asimismo, este medio nunca ha recomendado que los pacientes de cannabis medicinal consuman este tipo de variaciones.

  1. Estigmatizar al movimiento

El debate de legalización del cannabis y otras sustancias pasa por diferentes ejes sociales relacionados con el sistema penal, la libertad individual, convenciones internacionales, acceso a la salud y a la información.

La falta de capacitación en el país de periodistas, “activistas”, políticos e instituciones hace que los organismos culpe al movimiento. Sin embargo, no todas las organizaciones representan los mismos intereses por el hecho de que en inicio algunas organizaciones estén a favor de la legalización del cannabis.

Para esto, MCN se ha encargado de denunciar intereses personales de algunos que han querido acaparar la atención mediática para sus intereses políticos. Lastimosamente, la crisis periodística en Costa Rica fomenta este tipo de circunstancias.

Establecer una generalización del movimiento no solo es una reducción simplista del tema, sino también es estigmatizar a los pacientes, los usuarios y a los verdaderos profesionales y activistas.

  1. Declaraciones ambiguas del ICD y IAFA sobre el cannabis medicinal

Cada vez que ambas instituciones dan declaraciones a la prensa se denota una falta de congruencia con respeto a su concepto de cannabis medicinal. Por un lado, el ICD manifiesta que son los componentes activos –cannabinoides- los que son medicinales. Sí, es verdad y se encuentran en cualquier tipo de cannabis sea el prensado jamaiquino o a la que se produce en laboratorios.

Si a lo que ambos se oponen es al consumo, deberían de dejarlo claro. Sin recurrir a la desinformación. En sus declaraciones pareciera que no tienen claro cómo funcionan los “medicamentos” a base de cannabinoides, que, dicho sea de paso, se obtienen de las flores de la planta femenina del cannabis en su último ciclo.

  1. Es inaceptable que el IAFA asegure que el cannabis NO es medicinal

Esta semana las Academias de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos realizaron un compendio general de los efectos del cannabis. Muchos de ellos han demostrado sus riesgos y beneficios dando crédito al valor terapéutico de los cannabinoides (cannabis).

¿Se opone el IAFA y el ICD a la ciencia? Es inaceptable que la institución encargada de tratar el abuso de sustancias dé este tipo de declaraciones a la prensa.

Ambas instituciones se han encargado de jugar con algunos tecnisimos del cannabis medicinal mal empleados para que así, los periodistas de los medios tradicionales, sin cuestionarse la información la publiquen y esto es violentar el derecho a la información.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply