Un portal de Cáñamo materializa iniciativa para recobrar la economía del Alto Rif Central en Marruecos

480 0

El pasado 18 y 19 de julio  se llevó a cabo, el proyecto de construcción con cáñamo “BAB FIR TAGOURTH”,  desarrollado en Tánger, Marruecos por la arquitecta Monika Brümmer, fabricante e investigadora de materiales de construcción de cáñamo y la Confederación Marroquí de Asociaciones de Senhaja del Rif para el Desarrollo (CASRD), que realiza esfuerzos para cambiar la situación socio-económica de los bereberes que habitan la región histórica de cultivo de cáñamo en Marruecos.

Dos años y medio de preparación en común han concluido en un proyecto piloto, enmarcado en una situación legal pendiente de resolver.

“Luchamos por una autorización de empleo de diversos derivados del cáñamo autóctono, para devolver autonomía económica a los habitantes de la zona mas poblada y mas subdesarrollada en Marruecos, sin quitarle de momento su única fuente de ingresos”, comentó Adebibe, presidente de la CASRD.

“El objetivo principal de esta colaboración es utilizar los desechos de cáñamo de la región en proyectos de valorización del patrimonio arquitectónico, la rehabilitación energética de las viviendas tradicionales y en proyectos de desarrollo local y al mismo tiempo proteger el medio ambiente” agregó Brümmer.

 

PORTAL MedCOP Tanger 2016 PH4

La primera Cumbre del Clima con un espacio especial, dedicado al cáñamo, era la COP21 en Paris (World Hemp Quarter, 2015). Por entonces el proyecto fue elegido por Iniciative Chanvre, a participar por su carácter humanitario.

La segunda edición de la cumbre del clima del mediterráneo, MedCOP, un evento previo a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2016, COP22 Marrakech, era una oportunidad real para promover este proyecto.

La arquitecta cuenta que el portal fue construido con tapial de mortero de cáñamo y aglomerantes naturales locales, mezclados y compactados de forma manual, con un equipo formado por 6 trabajadores marroquíes, sin experiencia en la materia.

La construcción se realizó en los últimos días de Ramadán, bajo una gran presión del tiempo y unas condiciones muy difíciles.

Todos los trabajos, incluyendo la preparación del encofrado de madera, se realizaron a mano, sin electricidad y agua disponibles en el lugar, y con un ritmo de trabajo de 14 horas al día, bajo un sol intenso y con fuertes vientos.

El portal se comenzó a construir en el área de empresas de la MedCOP, pero finalmente fue cambiada de lugar por las autoridades, movieron todos los materiales y el equipo para comenzar de nuevo enfrente de la entrada principal de la aldea de la sociedad civil de MedCOP.

 

Frente al portal de cáñamo la arquitecta Monika Brümmer y Adellatife Adebibe, presidente del Asociación para el desarrollo de la región del Senhaja del Rif (CASRD).

Frente al portal de cáñamo la arquitecta Monika Brümmer y Adellatif Adebibe, presidente del la Confederación de Asociaciones de Senhaja del Rif para el Desarrollo.

La primera mezcla se compactó en la noche del destino, día 27. del Ramadán. Luego de días intensos de trabajo, sin electricidad ni agua, se pudo concretar el trabajo en un día tan significativo en la cultura marroquí.

Según los autores del proyecto, el nombre del proyecto se debe a una población de la pequeña aldea de Fir Tagourth, situada en una región de cultivo de cáñamo ancestral. Su nombre significa: detrás del portal (puerta). Estamos mirando hacia adelante, mas allá de la puerta de cáñamo.

“La situación de los habitantes de Fir Tagourth es la inspiración para nuestras actividades de puesta en valor del contexto cultural de la región del Alto Rif Central, de su potencial humano y de su entorno físico a favor del desarrollo de actividades de ecoturismo, salud y deporte.” finalizaron.

 

Leave A Reply