Trabajar en un jardín terapéutico de cannabis en California

54 0

Los cannabis aficionados del mundo entero se preguntan cómo será vivir en un lugar donde la planta es completamente legal. Más aún, obtener una paga por algún trabajo que se vincule a la nueva industria. Muchos de ellos han viajado a Estados Unidos para ver con sus propios ojos lo que eso significa.

Alonso Castro, costarricense, es cultivador de un jardín medicinal de 16 plantas en Peen Valley, California. Los ciudadanos votaron por la legalización completa en ese Estado a inicios de año. A sus 25 años se graduó de la Universidad de Northwestern Ohio en la formación de ingeniería agrícola. De seguido la entrevista en exclusiva con MCN:

Se dice que el mercado regulado de California eliminará a los pequeños productores. ¿Cómo se prepara su comunidad?

Hay mucho escepticismo. Cuando la planta no era aceptada la libra se vendía a $2000 dólares localmente, hoy se vende a $1000. Imagínese, la caída de los precios sobre todo ha afectado la calidad. Muchos consumidores prefieren comprar flores llenas de cristales, cogollos gordos, muchos de ellos llenos de pesticidas o químicos.

La batalla es contra el monopolio y las patentes de producción. Un tema que se habla mucho aquí es la “crisis de trabajadores”. Los jóvenes que se dedican a hacer dinero de la planta y se olvidan de sus profesiones por llegarle a echar químicos y vender.

¿Y eso va a afectar directamente a su comunidad?

Si hablamos de la economía de la comunidad no tanto, esta ciudad lleva 20 o 30 años viviendo en dirección contraria a la forma en que nosotros vivimos. Todo el norte de California es autosustentable. Mi comunidad no es dependiente de la marihuana. La gente tiene diferentes oficios, es una comunidad agrícola de muchos negocios.

Lo que para nuestros padres y algunos de nosotros sería ir a coger café para ganar dinero extra, para un joven de 15 años sería trabajar en un jardín de este tipo.

¿Qué extrae de esa normalización del cannabis?

Desde que legalizaron la medicinal en 1996, la gente perdió el miedo y comenzó a sembrar. En ese sentido, el movimiento por la planta va más allá de la misma. Tiene que ver con la libertad de agricultura.  Cultivar no solo te aleja de los monopolios, sino que también desarrolla un conocimiento en el consumo, la manera en que su cuerpo funciona y la calidad de vida.

Ahora el problema está en que el gobierno quiere tasar la producción por medio de patentes y que se produzca un producto industrial. El mismo proceso que le han aplicado a las frutas y los vegetales. La agricultura quita la semilla y los cultivos a los monopolios y a la misma vez fomenta la economía local.

Ustedes trabajan para pacientes, ¿cómo funciona el proceso?

Aquí existe lo que se llaman dictámenes médicos y fueron diseñados con un espacio gris en la ley que permite que la gente, avalada por un doctor, tenga vías de acceso. En mi caso, cuidado jardines de pacientes que nos ceden el permiso para el cuido de sus plantas. Es lo que nosotros hacemos. Aquí los pacientes son selectivos con el proceso de crecimiento y el cultivador.

Utilizamos una agricultura orgánica. Como podés ver es artesanal, hacemos la mezcla con compuestos orgánicos en un sistema de riego profesional. Por este trabajo se reciben donaciones. Es un método comunitario y respetado por la ley. Un agente federal muy difícil vendría a allanar este jardín.

Dice el cuento que California abastece a todo el país, ¿qué tan cierto es?

Este es un lugar en el que todos ganan dinero de la planta. Muchos millonarios han comprado hectáreas en las montañas para sembrar “árboles” y hacer plata. Pero va más allá del tráfico que existe, la gente sabe que es beneficiosa tanto económica como medicinalmente y por eso la cultivan en todo lado.

Cada quién contribuye en sus profesiones y se intenta generar una independencia local que va de la mano con su filosofía de vida. Acá grupos como el Nevada County Cannabis Alliance se reúnen a discutir sobre el futuro de los cultivadores, de lo que viene o de la crisis económica, es algo que eventualmente llegará a pasar en nuestro país.

Cuando ve lo que está haciendo con la agricultura y la medicina, ¿qué opina de Costa Rica?

Pienso que nos estamos alejando de lo que podemos estar aprovechando. Si Costa Rica es un país de agricultores que ahora está copiando modelos que no son nuestros. El cannabis es un motor para la economía y estamos deteniendo a quienes siembran. Es ilógico.

Hasta cierto punto nos hemos quedado con una realidad en la cabeza que ya pasó. Ahorita estamos perdiendo terreno ante la monopolización nacional de grandes capitales. Lo que se quiere revertir aquí se le está dando campo allá. Los jóvenes debemos aportar en ese aspecto.

Es inevitable que no se regule a nivel estatal, pero más de 50% no va a ser del gobierno en la medida en que se cultive localmente. Es un momento importante en que lo que se haga localmente repercutirá contra los grandes capitales de la industria. Para bien o para mal.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply