5 maneras de contribuir con la legalización del cannabis en Costa Rica

398 0

 

Síguenos En Facebook

La legalización del cannabis es el primer paso para acabar con la guerra que vive la región centroamericana desde hace décadas. Las razones son varias: golpear los ingresos del narcotráfico, proveer medicamentos funcionales no farmacológicos, respeto a la libertad individual y proteger la salud personas que usan sustancias.

Desde la sociedad civil hay sin duda, una toma de conciencia sobre estos temas, pero pareciera que los políticos electos en este período siguen respaldando fielmente la política de guerra contra el narcotráfico dictada por los Estados Unidos para nuestra región.

Sin embargo, son las personas de la sociedad civil quienes tienen la capacidad de transformar a las comunidades desde variadas perspectivas. Vivimos la era en donde el poder de uno pareciera estar influyendo con más fuerza que los medios de comunicación convencionales.

Así puede usted contribuir al movimiento de cannabis en Costa Rica:

  1. Alentar discusiones informadas:

Los medios de comunicación tradicionales carecen de conocimientos reales para llevar a cabo debates que propongan un enfoque de salud o derechos humanos.

En la mayoría de los debates se invita a “expertos” que lejos de impulsar el debate, lo retroceden de acuerdo con sus convicciones morales o “científicas” de décadas pasadas.

Hoy día no hay necesidad de “expertos”. Aquel paciente, consumidor o interesado puede incentivar los debates mediante a la información publicada en diferentes medios no tradicionales y cuenten con la verificación de una fuente confiable.

Sin duda, proponer el tema en casa, en el barrio y con amigos sobre propiedades médicas u otras, contribuyen a luchar contra la desinformación.

  1. Aprovechar el cultivo con fines educativos

La legislación actual costarricense permite una condición que activistas se desean en otros países: el cultivo personal. Una manera de disminuir el narcotráfico en su comunidad para proveerse del consumo o para la creación de extracciones medicinales es esta.

La siembra de cannabis no solo permite salirse del círculo vicioso del crimen sino también de tener un acercamiento real al activismo, ejerciendo el derecho constitucional a la agricultura. Siempre y cuando no se utilice para lucrar.

A raíz de este tipo de iniciativas los cultivadores tienen la posibilidad de crear aceites, ungüentos u otros productos que puedan ayudar a familiares y amigos que padezcan de algún tipo de mal donde el cannabis funcione como analgésico.

Why-Everybody-Should-Be-Allowed-To-Grow-Marijuana-At-Home

  1. Cuestionar la información de “activistas” y políticos

Al ser el cannabis una industria incipiente, personalidades o políticos locales toman provecho para publicitarse o para intentar conseguir una tajada del negocio. Cada país tiene un personaje nocivo dentro del movimiento. Sucede en Estados Unidos, Europa y América Latina.

Es necesario cuestionar cada publicación que estas personas hacen sobre el tema en cuanto a fuentes y datos expuestos, pues en muchos casos se recurre a la mentira y al populismo.

No existen “mesías” de la legalización, cada persona tiene una cuota importante en el movimiento. Aquella persona que quiera adjudicarse ser la “cara de la legalización” tiene posiblemente un interés personal y no colectivo, por más que exprese lo contrario.

  1. Incentivar la investigación en universidades

Uno de los problemas más graves que tiene el país con respecto al tema es el atraso científico. Hasta el momento no se sabe públicamente si alguna universidad tiene permisos para el cultivo de cannabis con fines científicos.

La participación de los estudiantes desde las salas universitarias puede empezar a tener un impacto en cuanto a información local y la discusión interna. La elaboración de estadísticas, reportajes y documentales dará a las instituciones públicas material empírico con el que se puedan construir políticas públicas.

Esto es lo que ha comentado el Ministro de Salud, Fernando Llorca, en una entrevista hace unos meses a MCN.

  1. Participar u organizar eventos informativos sobre el tema

Debido a la falta de voluntad política a incentivar tanto económica como presencialmente actividades sobre la regulación de las sustancias, es necesario que los activistas se hagan presentes en las actividades que organizan diferentes grupos.

Asimismo, es necesario que haya una unión por parte de los movimientos para organizar talleres o conversatorios donde se incluyan pacientes, científicos, doctores, abogados y todo tipo de persona que puedan influir dentro de grupos gremiales importantes.

Para que exista una regulación informada, la conversación debe de salir de las calles y tocar músculos sociales, y esto incluye no solo a consumidores jóvenes sino también a políticos y profesionales de la salud.

IMG_2672

Usted tiene una cuota muy importante dentro del cambio de las políticas de drogas en el país. No espere a que los políticos decidan por usted.

 

Síganos en instagram 

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply