Cannabis era consumido en los antiguos rituales religiosos en Israel, según un estudio arqueológico

Dos monolitos de piedra caliza, interpretados como altares contenían residuos de un material orgánicos cuyo análisis detectó los THC, CBD, CBN.
Compartir:

En 1963, un grupo de arqueólogos encontró dos altares de piedra caliza en el santuario conocido como “Lugar Santísimo”, en el valle de Beersheban en Tel Arad, Israel.

Para sorpresa de muchos, un grupo de investigadores acaba de publicar un estudio donde demuestran que los antiguos fieles israelíes consumían cannabis durante sus ritos religiosos.

En las pericias sobre los elementos encontrados, se identificó un santuario dedicado a Iahveh, nombre hebreo para Dios. En él, un altar con dos monolitos de piedra caliza en cuya superficie se encontró un oscuro material orgánico preservado.

Este material no identificado se analizó posteriormente, en dos laboratorios y en sus residuos se encontraron cannabinoides como Δ9-tetrahidrocannabinol (THC), cannabidiol (CBD) y cannabinol (CBN).

Algunas de estos descubrimientos arqueológicos se encuentran en el Museo de Israel, en Jerusalén.

Foto: Museo de Israel

Durante siglos, las culturas han utilizado la práctica espiritual y el uso de cannabis para facilitar la conexión religiosa. Por ejemplo, los adoradores de Shiva en la India, los adoradores de Iahveh, reinados en África, entre otros.

“Nunca pensamos en que en Judá se participara en estas prácticas de culto. El hecho de que hayamos encontrado cannabis en un lugar de culto oficial de Judá dice algo nuevo sobre el culto de Judá”, dijo Eran Arie, el autor principal y curador de Arqueología de la Edad del Hierro y los períodos persas en El Museo de Israel, en Jerusalén.

Cannabis: un vehículo para la conexión con Dios

Para identificar la sustancia oscura encontrada sobre el altar, los investigadores tomaron pequeñas muestras del material que se conservó con papel aluminio. A partir de ahí, se revisó en dos laboratorios para establecer la información cruzada. Uno en la Universidad Hebrea de Jerusalén y otra en el Instituto de Tecnología de Israel.

Las pruebas analizadas se realizaron con cromatografía líquida y de gases, dos de los métodos más modernos en la actualidad. Las pruebas encontraron residuos de CBD, THC y su degradación CBN (por conservación).

“Residuos orgánicos atribuidos a analies también se encontraron lo cual sugiere que la resina del cannabis fue mezclada la cual facilitaría la combustión lenta y grupal”, señala el estudio.

Esta técnica se buscaba por la capacidad de entrar un trance grupal que permitiera la conexión religiosa.

“Estos residuos bien conservados arrojan nueva luz sobre el uso de los altares de Arad del siglo VIII y sobre las ofrendas de incienso en Judá durante la Edad del Hierro.”, finaliza la investigación.

Lea también: https://bit.ly/3doLQCV

https://www.instagram.com/p/B82dLiSHDTN/
Compartir:

Escrito por:

Editores MCN