Cerca de 500.000 plantas de cannabis fueron cultivadas en tierras de indígenas ticos

520 0

Redacción MCN – En su comunicado de prensa más reciente, la Fuerza Pública informó el resultado de su última operación en territorio de indígenas costarricenses. En conjunto con otras divisiones y autoridades, visitaron las zonas de Cerro Congo, Cerro Papaya, Monteverde, Guayabal, Piedra Meza, Cerro Cuzuco, Seira y Botubata.

Síguenos En Facebook

Los indígenas costarricenses y personas cercanas a este tipo de zonas, se han dedicado por largos años al cultivo de cannabis y por falta de una regulación, se han visto forzados a trabajar para el narcotráfico. Tras un amplio operativo que duró desde el 6 de septiembre hasta el 15 septiembre, las autoridades reportaron la destrucción cerca de medio millón de plantas de cannabis en estos territorios. Esta no es la primera vez que sucede esto y en otras ocasiones se han destruido más de 38.000 plantas en una sola locación.

Estas zonas son las de mayor producción en nuestro país y podrían significar un gran beneficio tanto para el país como para los miembros de estas comunidades si se tuviera una regulación.

Este material (Cannabis / Cáñamo) puede ser utilizados para fines medicinales y en la producción de inclusive biocombustible, papel, compuestos plásticos y otros. Sin embargo, actualmente estas zonas son utilizadas para el cultivo de cannabis recreacional para el narcotráfico. Lo cual ha dejado a esta población a la merced de la inseguridad, narcotráfico e inclusive hasta explotación por parte de organizaciones delictivas.

En Costa Rica ya se cuenta con un proyecto de ley y varias propuestas para regular el cultivo del cannabis medicinal y cáñamo, mismas propuestas que permitirían que estas comunidades puedan dedicarse al cultivo de cannabis y cáñamo con fines legales, e inclusive se podría asegurar que recibirán los recursos necesarios para el cultivo y seguridad laboral. Además, que la producción sea monitorizada y se evite su entrada al mercado negro.

Anteriormente este mismo año, la Policía de Control de Drogas (PCD) y la Fuerza Pública habían destruido cerca de 1.153.961 plantas en el país. Y en conjunto con este último operativo, estaríamos hablando de un total aproximado de 1.600.000 plantas.

Muchos políticos nacionales como el diputado Mario Redondo, diferentes miembros de las conocidas fracciones cristianas y otros partidos políticos, han compartido su posición contraria a cualquier regulación con los motivos de que el consumo va a aumentar en el país, sin embargo, estos operativos por las autoridades demuestran la necesidad de una regulación y que en muchas ocasiones los motivos declarados por políticos son inválidos o con razones erróneas.

Tomando en cuenta de que cada planta puede producir 50g (puede ser en realidad una cifra mayor), nuestro país ha producido cerca de 88 toneladas de cannabis que han sido encontradas por las autoridades, pero la cantidad que logra llegar al mercado negro puede ser mucho mayor a la eliminada por las autoridades. En un mercado legal y regulado, el estado estaría generando ingresos a través de impuestos, y estas comunidades tendrían un mejor sustento para sus familias. No obstante, la posición actual por parte de muchos políticos que están contra es que para ellos es mejor dejar estos beneficios al narcotráfico que regularlo y que los costarricenses se beneficien.

En un futuro cercano es posible que estas personas puedan dedicarse a una labor legal y el país pueda aprovechar estos recursos para producir medicamentos a base de cannabis o productos a partir del cáñamo industrial. Estos son recursos que podrían ser de los costarricenses, pero hoy son del narcotráfico.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply