Costarricenses aprenden a cultivar cannabis con fines medicinales

707 0

Read in English

El cannabis medicinal ha calado ya en el mundo como una alternativa terapéutica eficaz. Las personas adultas mayores son el segmento poblacional más atraído en este periodo de transición. 

Todas ellas están en busca de una mejor calidad de vida. 

Es por eso que la sociedad civil se ha organizado para brindar alternativas de educación a personas que buscan información. Muchas de los pacientes revelan que sus doctores no les dan información, pese a que padecen de enfermedades complicadas. 

Síguenos en instagram: @mcnglobal

A las señoras que asistieron este domingo a un taller privado de Awa Growers y CannaOrganikCR, en algún lugar de San José, les sería útil que su doctor les guíe sobre cómo aprovechar los usos medicinales de esta planta. Sin embargo, la falta de estudios y estándares les impide a los doctores hablar con propiedad sobre el tema. 

Si esto hubiera sido una realidad, quizá doña Lady Jiménez de aproximadamente 60 años, no hubiera visto fallecer de cáncer a su compañera en el hospital cuando también estuvo internada por esta enfermedad.

“Mi compañera de cuarto fue la que me habló sobre cannabis. Al inicio no le quise atender. Tenía mucho miedo de usarlo, pero varios de ellos lo utilizaban” comenta durante su intervención en el taller. 

Al ver que su salud no mejoraba, y que sus compañeras de cuarto se sentía mejor durante el día, decidió probarlo. 

“Al día de hoy la vaporizo con una máquina que me heredó mi amiga que no sobrevivió. Es increíble, 30 segundos después siento alivio y he dejado ya la morfina, la tramal y la metadona”. 

Su mayor preocupación ahora es encontrar cannabis, ya que le es difícil obtener la misma genética para vaporizar en su máquina. Esto está ya está pasando en Costa Rica y por esta razón, son importantes los talleres impartidos por personas con experiencia en cultivo y extracción. 

Mediante a ellos, se puede tener acceso a genéticas que pueden sembrar y reproducir en sus casas, al menos, con la esperanza de poder tener materia prima para vaporizar o hacer algunas tinturas para autoconsumo. Aún así, sembrar no es tan fácil como parece. 

Una historia similar es la de Ana María Borbón de 70 años. Según confiesa a MCN, ella no puede consumir cannabis a causa de una medicación cardiaca que le baja la presión al ser combinada con cannabinoides. Ella asistió al lado de su marido, un ingeniero agrónomo pensionado.

“Mi esposo es el que sabe de estos temas. Mi sueño es poder ayudarle con esta plantita a las personas más pobres que no saben ni tienen acceso”, dijo al salir. 

Así salieron alrededor de 25 asistentes, quienes ahora tienen esperanza de que el conocimiento recibido les puede mejorar su salud al menos durante los próximos meses.

Leave A Reply