Los Monsanto del cannabis: Gw Pharma y HortaPharm

1.04K 0

Mucho se ha habla sobre la incursión farmacéutica y la pérdida de su capital cuando la planta del cannabis esté despenalizada a nivel mundial. Sin embargo, pocas veces hemos pensado en el negocio del Estado-Farmacia que lleva años tratando de controlar las semillas y el uso medicinal de los cannabinoides.

¿Realmente cree que las potencias no saben que el cannabis es medicina?

La historia empieza con un viejo activista llamado David Watson (Internacional Hemp Association) que luego de ser detenido en repetidas ocasiona, se convierte en infiltrado para la brigada de estupefacientes de los Estados Unidos. En 1985 fue detenido nuevamente por Sacred Seed un banco de semillas comunitarias.

En 1987 la DEA lanza la operación “Green Merchants” una vasta operación de infiltración en el mundo del cannabis. Los primeros en caer bajo esta empresa son la revista High Times, Sinsemilla Tips (Tom Alexanders, Nevil Shoenmarks), todos involucrados en la cultura del indoor (ambiente controlados para sembrar cannabis).

Suspendido Sensimilla Tips. En 1989 se les ordena a grupos policiales infiltrarse en 46 Estados donde existían “growshops” en el día que lleva por nombre “Black Thursday”, ya que muchas revistas, tiendas fueron destruidos por las fuerzas policías.

Mientras los hechos ocurrían, Watson reaparecía en Holanda con 250,000 semillas en su poder.

Después de ciertos arrestos posteriores al primer Cannabis Cup organizado en Ámsterdam. Empiezan a caer algunos de los actores ya involucrados en los arrestos anteriores, pero que habían continuado su labor en Holanda. El único que no cae arrestado, pese a haber ganada la copa con su Skunk #1 es, curiosamente, David Watson.

¿Se ha preguntado sobre las semillas feminizadas y sus patentes?

¿Se ha preguntado sobre las semillas feminizadas y sus patentes?

Por lo que se ha determinado oficialemenete como un informante de la policía, pirata confiscador de variedades de cannabis para luego ponerse al servicio de la verdadera industria farmacéutica. Mario Lap, un jurista holandés confirmó que el personaje produjo también un reporte sobre la situación del cannabis australiano citando nombres y actores de la escena en beneficio de la policía australiana.

Corrupción del Gobierno Holandés

El archivo es importante ya que es en 1990 que Watson crea una nueva sociedad que pasará a llamarse HortaPharm BV. Un año después, el gobierno holandés brinda un permiso de autorización para sembrar con fines “científicos” y realizar investigaciones.

Luego de varias sanciones por no obedecer las cláusulas impuestas las autoridades llaman durante 1992-1998 a dar declaraciones ante las autoridades, sin embargo, aunque había suficientes pruebas en su contra, el gobierno holandés finalmente protegió las actividades de HortaPharm.

Creación de GW Pharma bajo la protección de Reino Unido

Mario Lap, quien trabaja en ese entonces para el Instituto Holandés sobre Alcohol y Drogas no estaba convencido de que se estuviera formando realmente un monopolio. Pero David Watson y Robert Clark, reaparecen en 1998 en la escena inglesa.

gw-nasdaq

Sobre la misma línea de corrupción, coalisión y protección del Estado van a crear lo que hoy se conoce como GW Pharm. Así comienza la historia:

El parlamento del Reino Unido por medio del Comité Científico de Tecnología de la Casa de Lords presentan un documento en 1998 titulado “Cannabis: The Scientific and Medical Evidence”.

“¡Qué vergüenza! ¿Cuántos detenidos por cannabis en las prisiones del Reino Unido por consumir cannabis?” decía cínicamente el parlamento.

Sin embargo, sería este documento el indicio primario para beneficiar a la Industria Farmacéutica. (Parrafos 8,3 88 y 8 10)

¿Por qué?

En las clausalas se demuestra cómo Geoffrey Guy y Brian Whittle obtienen beneficios de dos de sus productos Dronabinol y, además, aconsejan que el cannabis no debería ser removido de la Lista I de Sustancias prohibidas según la Convención de 1971, hasta no tener la aprobación tanto de Guy como del “Advisory Council on the Misuse of Drugs”, o sea, ellos mismos.

Por otro lado, logran que su Dronabinol sea movido a la Lista II de drogas y por el cual, pronto tendría patente para el medicamento hecho a base de THC. Es a partir de entonces cuando en 1998 se crea GW Pharm bajo el cobijo del gobierno. Esta asociación es firmada ante la autorización oficial del Ministerio Interior y el Ministerio de Salud en 1988.

En julio del mismo año reciben el primer cargamento de semillas de cannabis importadas y debidamente selladas desde Holanda (¿Gobierno holandés y HortaPharm?). En 1999 se recogen 5 000 plantas, el objetivo es sembrar 20 000 plantas rápidamente para ser clonadas a partir de las primeras.

epidiolex

Ese mismo año, se pide una autorización en Canadá para abrir una filial de GW Pharm y se realiza el segundo acuerdo comercial entre esta compañía y HortaPharm, en julio del año 2000.

El contrato implica el desembolso de 200 000 libras esterlinas con un pago mensual de 25 000 libras en 24 meses contándose desde el 30 abril de 1998 además de las ganancias producidas a partir de los productos.

La corrupción es clara en el entendido de que además de los permisos obtenidos directamente de dos gobiernos interesados en la capitalización, privatización y acaparamiento de los valores de la planta dan a GW Pharm 10 millones de libras esterlinas provenientes del dinero público.

Al día de hoy, las ganancias de estas compañías asienden a los 50 millones de euros anuales y distribuyen practicamente en todo el mundo extractos de cannabis tales como el Sativex y el Epidiolex.

Distribuyen por medio de asociaciones industriales en Inglaterra, Canadá y es subsidiaria de Bayern firmando un contrato de 60 millones de dólares con el primero y de 14 millones de dólares con el segundo.

En África, Asia (excepto China y Japón) y Medio Oriente distribuyen por medio de la subsidiaria Novartis/Syngenta con quienes firmaron un acuerdo por 33 millones de dólares. En Israel, por medio de la subsidiaria de Insys Therapeutics, Neopharma. En Japón, por medio de Otsuka y en América Latina por medio de Ipsen.

Los Monsanto del cannabis

Patentar la semilla, este era el próximo paso para la dominación contralada de HortaPharm y GW Pharma, ambas en relaciones comerciales y formadas por los mismos intereses. Entre 2014/2015 se juntan a un laboratorio en Oregon llamado Phylos Bioscience cuyo objetivo es realizar un compendio genético de miles de variedades de cannabis.

El plan detrás: captar variedades autóctonas, variedades híbridas, patentes, coloación del Estado-Farmacia y empresas de semilla. O, dicho de otro modo, confiscación de todas las variedades tradicinales y eliminar la polinización tanto como la hibridación.

Para esto empiezan por crear las conocidas “variedades feminizadas” y la producción de granos feminizados.
Esto es en la escala de la planta del cannabis, lo mismo que hace Monsanto con semillas como el maíz. Es la destrucción del patrimonio genético, la implantación de patentes y controles para su fecundación forzada.

Es el mismo ejemplo de la estrategia puesta en marcha al inicio del siglo 20 para los sectores de la agricultura mundial, por medio de los cuales, se escoge un Catálogo que termina siendo “oficial” y “seguro” para luego ejercer prohibiciones a otro tipo de cultivos que no estén contemplados según los intereses nacionales. A saber: Monsanto, Syngenta, Bill Gates, etc.

La efectividad del Sativex ha sido puesta en duda en numerosas ocasiones.

La efectividad del Sativex ha sido puesta en duda en numerosas ocasiones.

¿Cómo funciona?

El portafolio de derechos intelectuales del cannabis de Gw Pharma al 30 de setiembre de 2014, incluyen 49 patentes acordadas de plantas, extracciones, técnicas de extracción, formas farmacéuticas y modos de administración de medicamentos. Fuera de Estados Unidos, poseen 309 patentes aprobadas y 360 en espera. Ellos mismos lo han declarado en su reporte anual del 2013.

“Además de nuestros derechos de propiedad intelectual convencional, poseemos derechos de obtención de variedades y poseemos un número importante de secretos empresariales dentro de la esfera de la creación y la cultura”.

Esto contradice a todo lo que David Watson ha afirmado para ocultar su vínculo con el tema y la creación de Phylos Bioscience.

Fuentes: Revista Xochipelli: http://bit.ly/2ktNyI6

Leave A Reply