Marruecos debate despenalizar el cannabis en el Valle que produce el 70% del consumo europeo

360 0

Tanger.  En la Cordillera del Rif marroquí se producen más de 72 000 hectáreas de cannabis con alrededor de 38,000 toneladas convertidas en resina de hachís que se trafica y consume sobre todo en Europa (alrededor del 50% de la producción mundial). Aunque el cultivo es extendido, la planta se sigue manteniendo en la ilegalidad, dejando la zona políticamente desprotegida, en manos del mercado negro.

Para discutir esta problemática, el Consejo Regional de la región norte-marroquí Tanger-Tetouan-Al Hoceima junto con la Asociación del la Lucha contra el SIDA, la Confederación de Asociaciones de Senhaja del Rif para el Desarrollo y la arquitecta alemana Monika Brümmer (Cannabric) unieron fuerzas para organizar el Coloquio Internacional sobre el Cannabis y las Drogas celebrado el 18-19 de marzo en Tánger.

La problemática se abarcó bajo los frentes sobre salientes en cualquier sociedad, entre ellos factores socioeconómicos, política de drogas y los aspectos legales. Para los cuales los organizadores invitaron a conocedores del tema latinoamericanos, estadounidenses y europeos.

 “La histórica prohibición del cannabis –promovida por las Naciones Unidas (ONU)- no mira lo que sucede con los locales. Quiere quitárnoslo, pero se hizo lo mínimo para suplantar la economía excepto que por propuestas a medias”, dijo el presidente de CASRD, Adellife Adebide, “Nuestro pueblo sufre”.

YAS_0418

El presidente de CASRD, Abdellatif Adebibe con autoridades de la región.

Con un temple positivo, los expositores hicieron hincapié en los ingresos que esta planta prohibida podrían significar a la economía de Marruecos. Sobre todo en zonas donde el cultivo del cáñamo es extendido.

La esperanza ve la luz de nuevo gracias a la posición del presidente de la región IIlyas El Omari quien ha mostrado apertura y entendimiento con una activar la economía de estas zonas.

“La realidad como tal es que estas zonas han sufrido durante décadas de políticas selectivas de discriminación. Ellos se siente marginalizados, sino perseguidos”, afirmó El Omari.

Tras el discurso de presentación del programa, la arquitecta alemana hizo entrega al presidente una copia del célebre libro “The Empeorer Wears No Cloth” (Jack Herer) que discute sobre los múltiples beneficios del cannabis. Cada año se desperdician 8 mil toneladas de cáñamo en esta zona histórica del cultivo del Kif.

“Con estos desechos podemos salvar el patrimonio y proteger el medioambiente. De momento, necesitamos descriminalización para darle una variedad de utilidades a esta siembra de cáñamo y crear alternativas económicas para los agricultores”, manifestó Brümmer, quien además busca la aprobación de un proyecto para activar el turismo y la arquitectura en las zona del Alto Rif Central, donde la planta se cultiva desde siglos.

La arquitecta Monika Brümmer, mostrando materiales de cáñamo a Ilyas El Omari, presidente de la Región.

La arquitecta Monika Brümmer, mostrando materiales de cáñamo a Ilyas El Omari, presidente de la Región.

El Omari comparte la visión de los oradores en el entendido de que el camino que debe seguir el Rif debe proteger el desarrollo de la cultura y los derechos en el contexto global y nacional de las políticas de drogas.

Al final de la conferencia, se redactó el una declaración final de los tres paneles de discusión que pretende ser entregado en la Sesión Especial sobre Drogas de la Asamblea General de Naciones Unidas (UNGASS) que se llevará a cabo el 19-21 de abril.

Propuestas similares también serán presentadas. El Foro Global de Productores de Plantas Prohibidas sigue la misma dirección para proteger a los agricultores de varias partes del mundo. Este fórum es representado por Colombia, Bolivia, España, México, Paraguay, Perú, San Vicente, Albania, Jamaica, Indonesia, Miramar, Sudáfrica y Marruecos.

La discusión del cannabis llegó oficialmente al mundo árabe.

Leave A Reply