Tráfico Ilícito de sustancias aumentó en 2016, pese a presupuestos de seguridad

374 0

El boletín de noviembre sobre incautación de sustancias del Instituto de Control de Drogas (ICD), demuestra un aumento de aproximadamente de un 7-8% si se compara al 2015.

Entre los más relevantes destacan en decomisos, el crack –210 mil piedras–, cocaína –21935,59–kilos, cannabis –11925,0– kilos. Otro de las sustancias comúnmente incautadas son el LSD (ácido lisérgico), MDMA (éxtasis), así como plantas de cannabis.

Desde hace varios años los esfuerzos policiales de los gobiernos de turno se han quedado cortos en frenar el tráfico ilícito. Esto es lo que denotan las estadísticas. Los registros de incautaciones muestran un aumento desde 1990 en casi todos los años siguientes.

Otros informes, como los Datos Abiertos del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) reportan también, un aumento del consumo de las drogas mencionadas. Siendo el alcohol la primera en preferencia, seguida por el cannabis.

Imagen con fines ilustrativos.

Imagen con fines ilustrativos.

La situación podría tener varias causas. Por un lado, Costa Rica es un punto importante de trasiego en las rutas que utilizan las bandas narcotraficantes para hacer llegar sustancias –sobre todo cocaína–, a los Estados Unidos.

Por otro lado, el país ha dejado de ser un simple destino de trasiego para convertirse en un país consumidor. Varias desarticulaciones por parte de las autoridades en el 2016 muestran cómo la penetración de cárteles como el de Sinaloa mantienen bóvedas en lugares como Guanacaste, tanto para tráfico internacional como para consumo interno.

El crack es una de las drogas más lucrativas del mercado

Según, Guillermo Araya director del ICD, las zonas con mayor incautación de crack son el Infiernillo de Alajuela, los Cuadros en Guadalupe y la León XIII. Sin embargo, San José tiene distintos focos de consumo y una cantidad de adictos no recibe la atención adecuada.

En el mercado, una dosis de crack ronda los mil colones y su nivel de adicción es muy alto. Tanto así, que lleva a las personas a consumir sin límites por sus cortos efectos. Muchos de los consumidores pertenecen se encuentran en cadenas sociales vulnerables lo que facilita la adicción.

La elaboración base consiste en una mezcla de bicarbonato de sodio y cocaína. Tras el calentamiento, ambas se homogenizan y solidifican hasta formar las piedras.

No obstante, en muchas ocasiones la preparación se hace con sustancias químicas peores con la finalidad de provocar efectos más poderosos mediante a la liberación de dopamina.

Pero el consumo de crack tiene otros riesgos asociados. Entre ellos: Síndrome de Inmunodeficiencia (VIH) ocasionados la baja salubridad o el préstamo de pipas, pérdida de la dentadura y la posibilidad de que la adicción aumente hasta que se pierde todo.

El proceso de transformación de la cocaína al crack puede terminar teniendo una ganancia de $15,000 dólares y cada kilo en el país ronda los $3 000 dólares. Un caso recurrente es que el consumidor de cocaína caiga en esta sustancia, muchas veces empujado por los vendedores.

Leave A Reply