Uruguay: Cannabis y Criptomonedas

292 0

Por Martin Díaz

Síguenos En Facebook

Al iniciar la venta oficial de cannabis en Uruguay, algunas farmacias han tenido problemas para cumplir con la demanda debido al bajo abastecimiento, pero la cuestión se tornó oscura cuando llegaron las amenazas de la banca estadounidense.

Las cartas de estos bancos, que en su mayoría han estado involucrados en lavado de dinero para Organizaciones de Tráfico de Drogas (OTD), provocaron inmediatamente el terror en funcionarios y farmacéuticos uruguayos. Uruguay sin duda ha sido víctima de la “ley Patriota”, igual que los Estados dentro de EEUU donde también se ha legalizado el Cannabis.

El terrorismo financiero provocó que los bancos uruguayos advirtieran a algunas de las farmacias que sus cuentas serían cerradas, sin embargo, el gobierno uruguayo se encuentra buscando soluciones como por ejemplo el aceptar solamente dinero efectivo.

Cannabis 2.0: Soluciones Blockchain y Criptomonedas

La legalización a la uruguaya es un modelo que particularmente no comparto. Sin embargo, a nivel simbólico, su estabilidad pesa en el imaginario colectivo.

Las criptomonedas podrían no solo resolver el problema inmediato de la venta en farmacias sino que también puede ayudar al fortalecimiento del comercio del producto, potenciando los beneficios para la comunidad de consumidores y restándole espacios de influencia a las OTD.

Estas criptomonedas como bitcoins, potcoin, hempcoin, cannacoin, etc. podrían mitigar los potenciales riesgos que pueden correr las farmacias con la extorsión de la banca estadounidense y las potenciales represalias a los consumidores de cannabis. A través del uso de criptomonedas la banca se vuelve obsoleta.

Este tipo de iniciativas de reducción de daños también pueden proteger a las personas que usan Cannabis (y otras drogas) en el mercado negro, creado por las zonas grises de la Ley de Regulación de la Cannabis en Uruguay.

En la actualidad ya existen algunas pruebas piloto para emplear las potencialidades de las criptomonedas y la blockchain para solventar las dificultades del comercio de cannabis generadas por las restricciones de las regulaciones bancarias en materia de pagos. Tal es el caso del Potcoin creado en 2014 como una solución para la industria que lucha contra obstáculos morales, legales, políticos y económicos.

Actualmente, en Estados Unidos, debido a una disposición en la Ley de Sustancias Controladas, los bancos que prestan dinero a los vendedores legales de marihuana corren el riesgo de perder los préstamos si el deudor no paga. Esto se debe a que la legislación federal considera todavía esta actividad como ilícita y puede negar a los bancos el seguro de depósito además de perseguirlos judicialmente.

Por lo tanto, los dispensarios de se han visto obligados a operar normalmente con efectivo, tal cual y como pretenden hacerlo en Uruguay. Y esto, obviamente significa ser vulnerables al robo (no tanto en Uruguay).

Esta criptomoneda de origen canadiense se volvió mainstream al financiar hace unos meses un viaje diplomático del ex-basquetbolista Dennis Rodman a Corea del Norte. Como el bitcoin, el potcoin y el cannacoin otras criptomonedas son aceptadas por diversas empresas que permite comprar cannabis con estas y otras criptomonedas de forma completamente legal.

Si bien Potcoin y Cannacoin no tiene una presencia tan relevante dentro de las altcoins, su creación demuestra el interés que han suscitado las criptomonedas dentro de la comunidad cannábica. Y aunque el establishment ya ha intentado limitar el uso de criptomonedas en el mercado del cannabis, lo cierto es que se trata de un horizonte promisorio, pues el margen de crecimiento del mercado y la imposibilidad de emplear métodos de pago tradicionales –tarjetas de débito o crédito– impuesta por las regulaciones  bancarias estadounidenses, posicionan al bitcoin y el uso de criptomonedas como una alternativa real.

Facilidades de pago para quienes consumen

Otra iniciativa que incluye la combinación de cannabis y bitcoins es POSaBit, una aplicación de pagos, en donde los usuarios pueden utilizar sus tarjetas de crédito para comprar y transferir bitcoins para comprar cannabis.

El potencial de la blockchain ya ha sido probada en el registro de cepas con Strainseek, y podría tener aplicaciones para el comercio de cannabis mediado por el Estado, lo cual está al alcance casi inmediato para lugares como Uruguay, que ya cuentan con la infraestructura para poder implementar este tipo de medidas que permiten un registro inmodificable, inviolable y auditable públicamente de las transacciones de venta, algo que contrasta enormemente con el mercado actual.

Además, la blockchain podría ofrecer controles más eficientes contra el narcotráfico.

Haciendo un registro pormenorizado de la cadena de suministro de cannabis, tanto los responsables de la industria como las autoridades competentes tendrían una idea más clara de la procedencia del producto con el que comercian, confirmando que su origen no esté en el mundo del narcotráfico, y brindando confianza al consumidor, que podría comprobar no solo el origen de su hierba, sino las características en torno a niveles de CBD, THC y otros elementos de su composición.

La industria cannábica es potencialmente influenciada por el bitcoin. Desde su creación, se ha estudiado y cuestionado el rol de esta criptomoneda en nuestra economía.

Con el cambio cada vez mayor hacia un modelo responsable de drogas, surgen diversas inquietudes, pues a pesar de que se trata de una industria emergente con altísimos márgenes de ganancia, el prejuicio y las regulaciones bancarias impiden que despegue definitivamente.

Por lo tanto, la tecnología blockchain como las criptomonedas pueden ayudar a que el cannabis se posicione definitivamente dentro de las finanzas globales, como un negocio sustentable, rentable y libre de crimen organizado.

Share on TumblrShare on WhatsApp Share

Comments

comments

Leave A Reply